Desde Lisboa (AFP)

Ante la amenaza griega, Portugal asume un papel de buen alumno

Ante el espectro de un 'default' de Grecia, en el otro extremo de Europa, Portugal sigue asumiendo su papel de buen alumno, aunque figura aún en la lista de los países más frágiles, vulnerable a cualquier conmoción en la zona euro.

Portugal, FMI, deuda, gobierno, Grecia, UE
Dos personas leen las portadas de los principales periódicos de Portugal el 8 de enero de 2015 en Lisboa - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Ante el espectro de un 'default' de Grecia, en el otro extremo de Europa, Portugal sigue asumiendo su papel de buen alumno, aunque figura aún en la lista de los países más frágiles, vulnerable a cualquier conmoción en la zona euro.

"Portugal va mucho mejor que Grecia. Pero pese a sus progresos, el país es uno de los eslabones débiles, ya que su deuda pública es una de las más elevadas de la zona euro", comenta a la AFP Paula Carvalho, economista del banco BPI.

A diferencia de Atenas, Lisboa prevé devolver en junio otros 2.000 millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI), tras haber pagado ya por adelantado 6.600 millones, cerca de una cuarta parte de su deuda con la institución. En cambio, Grecia ha postergado hasta el 30 de junio el pago al FMI de varios vencimientos, por un total de 1.600 millones de euros.

En efecto, el gobierno portugués de centroderecha no esconde sus divergencias con Syriza, el partido de izquierda radical en el poder en Atenas. "Basta compararnos con otro país, cerca de nosotros en Europa, que en lugar de anticipar los pagos al FMI, los posterga" lanzó el sábado la ministra de Finanzas, Maria Luis Albuquerque.

Y, después de duros sacrificios en nombre de la austeridad, Portugal vería con muy malos ojos que los acreedores concedieran un trato de favor a Grecia. "Las reglas europeas valen para todos. Los griegos tienen que respetarlas", suele repetir la ministra.

- "Principio de pánico" -

Sin embargo, debido a la crisis griega "las tasas de préstamo a Portugal han empezado a subir y se asiste a un principio de pánico en los mercados", advierte el analista Pedro Lino, de Dif Broker, que extiende el fenómeno a las tasas de España e Italia. La tasa a 10 años de Portugal -medida de la confianza de los inversores- se situaba el martes en el 2,933%, tras haber llegado en marzo a un mínimo histórico del 1,56%.

Cuando estaba al borde de la quiebra, Portugal obtuvo en 2011 un plan de ayuda internacional de 78.000 millones de euros, a cambio de duras medidas de austeridad. El país salió del plan en mayo de 2014, tras haber impuesto un inédito programa de rigor.

Ahora "Portugal está bien armado para hacer frente a una eventual inestabilidad vinculada a una evolución no positiva de las negociaciones con Grecia", afirma el primer ministro Pedro Passos Coelho.

Pero su ministra de Finanzas no esconde sus inquietudes: "Estoy preocupada no sólo por Portugal, sino por el conjunto de la zona euro", admitió en una conversación privada.

Pese a la cura de austeridad, la deuda de Portugal se incrementó en 2014, hasta el 130,2% del PIB, aunque claramente inferior a la de Grecia (175%).

El déficit público del país se redujo sin embargo al 4,5% del PIB en 2014 y el gobierno prometió recortarlo por debajo del 3% este mismo año. Y, después de tres años de recesión, Portugal ha recuperado el crecimiento en 2014 y apuesta por un alza del PIB del 1,6% en 2015.

Sin embargo, Domingos Amaral, profesor de Economía de la Universidad católica de Lisboa, advierte: "Si la inestabilidad de Grecia se incremente y todo va mal, es evidente que ello tendrá un impacto en Portugal y el resto de Europa".




Te puede interesar


Este sitio usa imágenes de Depositphotos