Desde París (AFP)

América Latina puede jugar un papel de liderazgo en cambio climático

América Latina puede jugar un papel de liderazgo en la conferencia internacional sobre el cambio climático que se celebrará en París a finales de año, declaró este jueves la responsable francesa para las negociaciones, Laurence Tubiana, encargada de buscar el consenso entre los más de 190 países participantes en la cita.

clima, Francia, Latam, diplomacia
Laurence Tubiana, fundadora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales en París y representante francesa en la conferencia internacional sobre el cambio climático, posa el 2 de abril de 2015 en París - AFP/AFP
Anterior Siguiente

América Latina puede jugar un papel de liderazgo en la conferencia internacional sobre el cambio climático que se celebrará en París a finales de año, declaró este jueves la responsable francesa para las negociaciones, Laurence Tubiana, encargada de buscar el consenso entre los más de 190 países participantes en la cita.

La región "tiene un papel de liderazgo posible, a partir de su idea de influenciar la realidad internacional, con una visión (propia) del desarrollo", indicó la embajadora, representante especial de su país para la conferencia, durante un seminario sobre América Latina y Europa frente al cambio climático celebrado en el Senado francés.

En el último medio siglo, América Latina ha contribuido con menos de un 5% de las emisiones de dióxido de carbono responsables del calentamiento del planeta, pero es una de las regiones que más podría sufrir si la temperatura aumenta más de 2 ºC de aquí a 2050, que es el límite de alerta establecido por los científicos que defienden la teoría del cambio climático.

"Es una región que aporta" al debate negociador, que impuso la noción de adaptación al cambio del clima en la última conferencia de Lima (2014), recordó Tubiana ante expertos de la región. Pero al mismo tiempo, "hay un contraste muy grande entre las posiciones de las pequeñas islas amenazadas de desaparición a los productores de petróleo, Brasil con su gran problema de deforestación, y luego Argentina, cuya posición ha ido cambiando", explicó la negociadora francesa.

La 21ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se celebrará en la capital francesa entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre. Una primera ronda negociadora se abrió esta semana en Bonn y otras citas ministeriales están previstas de aquí a finales de año para trabajar un texto muy complejo, que ya hizo naufragar una reunión ministerial en Copenhague en 2009.

"Toda la energía de la presidencia francesa (de las negociaciones) está puesta en llegar a París con un acuerdo" que no obligue a dejar el consenso para el último minuto, recordó Tubiana. América Latina tiene una posición similar a la europea, con la salvedad de que no hay un objetivo común de reducción de emisión de gases con efecto invernadero, como sucede con el bloque de la UE, que ha puesto sobre la mesa el compromiso de reducir sus emisiones en un 40% de aquí a 2030.

En América Latina los compromisos cambian de un país a otro, pero la región logró que se introdujera en Lima la noción de adaptación al cambio climático y, en general, aboga por un texto jurídicamente vinculante, uno de los escollos que puede hacer descarrilar la conferencia de París.

Hasta ahora "todo el sistema (de control de emisiones) reposa sobre la transparencia, no hay sanciones, el grado de injerencia" es bajo, recordó la negociadora francesa.




Te puede interesar