Desde Lima (AFP)

Activistas denuncian negligencia de gobierno peruano en derrames de petróleo

Una treintena de ambientalistas protestaron pacíficamente este miércoles frente al ministerio de Energía y Minas para denunciar la negligencia del gobierno peruano en derrames de petróleo que afectaron a comunidades nativas de la Amazonía, constató un periodista de la AFP.

Perú, medioambiente, petróleo, indígenas, contaminación
Vista aérea de parte de la Amazonía peruana, el 19 de febrero de 2011 - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Una treintena de ambientalistas protestaron pacíficamente este miércoles frente al ministerio de Energía y Minas para denunciar la negligencia del gobierno peruano en derrames de petróleo que afectaron a comunidades nativas de la Amazonía, constató un periodista de la AFP.

"Derrames petroleros, minería y deforestación son las principales causas de muerte en la Amazonía", se leía en una enorme banderola portada en silencio por los manifestantes de la oenegé Futuro Caliente y de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana, que agrupa a dirigentes de diversas etnias de la Amazonía peruana.

Los activistas exhibieron prendas de vestir de niños de la etnia nativa awajún con manchas de petróleo, como "símbolo del abuso" de la compañía estatal PetroPerú, causante de los dos derrames en la región Loreto (noreste) que perjudicaron a unas 5.000 personas, según uno de los participantes.

"Los últimos derrames en la Amazonía Norte han puesto en estado de emergencia a 16 comunidades indígenas", recordaron representantes de ambas organizaciones, que cifraron en el equivalente a 2.000 barriles el volumen del crudo derramado.

Los dos derrames ocurrieron en enero y febrero en dos distritos de la selva por problemas en el Oleducto Norperuano, que administra PetroPerú. A raíz de ello el gobierno de Ollanta Humala declaró en emergencia sanitaria la calidad del agua de los ríos amazónicos que abastecen a los pobladores afectados.

Según el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), en el distrito de Imaza, en la región Amazonas -donde ocurrió el primer derrame el 25 de enero- se registraron 3.222 personas afectadas en sus tierras de cultivos, el agua de los ríos que consumen y su alimentación.

A eso se sumaron 243, entre ellas 10 niños, que tuvieron contacto directo con el crudo derramado. "Son personas que tuvieron intoxicación, diarreas y erupciones de la piel", explicó entonces un portavoz de Indeci a la AFP.

Según informaciones de prensa, decenas de niños de comunidades indígenas fueron contratados por la estatal PetroPerú para recoger el petróleo, hecho que la firma negó.

En el distrito de Morona, en la región de Loreto, lugar del segundo derrame el 3 de febrero, se registraron 2.543 afectados, indicó además Indeci en un comunicado.

Según autoridades ambientales, el derrame se produjo por el deterioro de los ductos transportadores del combustible.

El gobierno sancionó a PetroPerú por los derrames con una multa de 3,6 millones de dólares por incumplir el programa de mantenimiento del denominado Oleoducto Norperuano, que transporta el crudo hacia la región costera de Piura.




Te puede interesar


Visite nuestro Calendario