La OMS elimina la homosexualidad de lista de enfermedades psiquiátricas

El 17 de mayo de 1990, la homosexualidad fue retirada de la lista de trastornos mentales, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) la eliminó de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y otros Problemas de Salud.

Categoría: Internacional

DePeru.com | 17 de mayo



 

El 17 de mayo de 1990, la homosexualidad fue retirada de la lista de trastornos mentales, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) la eliminó de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y otros Problemas de Salud (CIE).  Como antecedente, en 1973, la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) la había eliminado de su Manual de Diagnóstico de los trastornos mentales (DSM).

Durante gran parte del siglo XIX y XX, la homosexualidad fue considerada como una patología que podía tratarse con terapias y también se discurrieron diversas teorías sobre su origen, algunos psiquiatras la catalogaron como perversión sexual y le adjudicaban causas genéticas.

Con el pasar de los años y a raíz de investigaciones, la comunidad científica internacional reconoció que la homosexualidad no es una enfermedad sino una orientación (no opción, ni preferencia) que manifiestan algunos seres humanos y que no representa patología o trastorno de ningún tipo, se trata ─como señalan los especialistas─ de una variación natural de la sexualidad humana.

Aunque la ciencia admitió que la homosexualidad no es una enfermedad, aún hoy se mantienen ideas erradas procedentes de fundamentalismos religiosos, machismo y tradicionalismo que fomentan actitudes discriminatorias hacia los homosexuales (homofobia). 

Debido a la importancia de la resolución de la OMS respecto a este tema, esta fecha fue elegida como Día contra la Homofobia, la Trasfobia y la Bifobia para conmemorar este hecho y como símbolo de la lucha contra la discriminación que sufre la comunidad LGTBI+.

Los homosexuales han sido y son víctimas de actitudes homofóbicas por parte de la sociedad, vejaciones, discriminación y crímenes de odio, rechazo social institucionalizado en el pasado cuando fueron encarcelados porque su orientación era considerada un delito. Lamentablemente estas prácticas aún persisten en algunos Estados que criminalizan el homosexualismo con pena de prisión o muerte. Otra problemática actual son las llamadas terapias de reconversión, practicadas con el propósito de cambiar la orientación sexual, dichas prácticas representan una amenaza a la salud y no tienen asidero científico. 

"El hecho de no respetar los derechos humanos de las personas LGBTI y de no protegerlas de abusos, como la violencia y las leyes y prácticas discriminatorias, supone una grave violación de las normas internacionales en materia de derechos humanos y tiene un impacto significativo sobre la sociedad, fomentando una mayor vulnerabilidad a las enfermedades, incluyendo la infección por el VIH, la exclusión social y económica, la presión sobre las familias y comunidades, y también un impacto negativo sobre el crecimiento económico, el trabajo decente y el progreso para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de cara al futuro. Bajo el derecho internacional, los Estados tienen la principal obligación de proteger a las personas ante situaciones de discriminación y violencia. Por ello, los gobiernos, los parlamentos, los poderes judiciales y las instituciones nacionales de derechos humanos deben tomar medidas urgentes al respecto. Los líderes políticos, religiosos y comunitarios, las organizaciones de trabajadores, el sector privado, los profesionales de la salud, las organizaciones de la sociedad civil y los medios de comunicación también tienen un papel importante que desempeñar en este sentido. Los derechos humanos son universales - no pueden invocarse prácticas y creencias culturales, religiosas, morales ni actitudes sociales para justificar violaciones de derechos humanos contra ningún colectivo, incluyendo las personas LGBTI".

Fuente: Acabar con la violencia y la discriminación contra las personas lesbianas, homosexuales, bisexuales, transgénero e intersexuales. Declaración de la OMS. (Año 2015).