Rejuvenece tus rodillas con Carboxiterapia

Las personas de hoy en día se someten a múltiples tratamientos para rejuvenecer o al menos tener una apariencia más joven, estos tratamientos incluyen desde toxina botulínica o bótox, rellenos con colágeno o ácido hialurónico, hasta cirugías estéticas. No obstante algunas partes de nuestro cuerpo no pueden ocultar el envejecimiento entre ellas están las rodillas.

DePeru.com | 20887 lecturas.


Autor del Artículo

Dra. Martha Paola Arellano Salazar

CMP 36247 / 24251


Uno de los signos de envejecimiento es el acúmulo de grasa en la cara interna de la rodilla que la hace lucir desproporcionada con el volumen de la pierna y se asocia por lo general a presencia de celulitis. La presencia de celulitis en la rodilla también es un detalle que avejenta su aspecto.

Una pierna delgada, incluso sin presencia de celulitis también puede lucir avejentada. La piel de la rodilla es muy delgada y es que está situada justo sobre una articulación. Esta piel está propensa a ponerse más oscura que el resto de la piel de la pierna, o a ponerse áspera o a tornarse flácida y también luce arrugas.

Las arrugas en las rodillas inicialmente  se ubican en la parte superior, justo debajo del muslo y se forman como unas ligeras líneas transversales que se notan cuando las personas se ponen de pie o caminan. Con el paso del tiempo estas líneas suelen  marcarse mucho más y pueden llegar a lucir como verdaderos pliegues de piel sobre la rodilla.

La piel sobre la rodilla también se adelgaza y reseca, y  en casos avanzados suelen verse arrugas de piel sobre la rótula, que pueden evidenciarse incluso cuando estamos sentados.

Uno de los factores que oscurece y envejece con mayor rapidez nuestras rodillas es la exposición indiscriminada al sol. La recomendación para prevenir el envejecimiento es usar cremas humectantes y bloqueadores solares en esta zona del cuerpo.

Carboxiterapia tiene la propiedad de devolverle a la piel de las rodillas el brillo y la humectación perdidos con el tiempo.  La aplicación transcutánea de  dióxido de carbono estimula la microcirculación de la piel favoreciendo su oxigenación y la llegada de nutrientes. Además carboxiterapia estimula la formación de colágeno y elastina, mejorando el tono y la textura de la piel, y disminuyendo las arrugas formadas por el paso del tiempo.

Otro aspecto importante es que al verse renovada la piel con carboxiterapia, disminuye la textura áspera y mejora la coloración, quedando una piel tersa con aspecto juvenil.

Además de mejorar la piel, la aplicación subcutánea de CO2 puede ayudar a manejar la grasa localizada en la cara interna de las rodillas y la celulitis que se suele formar alrededor de las mismas.

No debemos olvidar que todo tratamiento con carboxiterapia debe acompañarse de una adecuada alimentación e hidratación, y que el ejercicio físico diario no debe faltar para mantenernos jóvenes.