¿Conoces el riesgo de contraer una enfermedad del corazón?

Enfermedades al Corazón y ataque cerebral son los agentes numeró uno de muerte, causando 17.5 millones de muerte cada año. No muchos nos percatamos que nuestro estilo de vida y herencia nos puede poner en riesgo.


Lectura .
Anterior Siguiente


Alguno factores que contribuyen al riesgo pueden ser controlados; por ejemplo, presión alta, colesterol y fumar; y otros no, como genero e historia familiar.

Cualquiera de estos factores de riesgo, o una combinación de ellos, puede hacerte vulnerable a enfermedades del corazón y ataque cerebral.

Factores de riesgo que causan enfermedades al corazón y ataque cerebral

.Factores Modificables: (aquellos que podemos controlar)

Presión Alta: es el numeró uno dentro de los factores de riesgo para ataques al corazón y es el mayor factor, aproximadamente la mitad de las cardiopatías y ataques cerebrales.

Colesterol Alta: Causante de un tercio de las enfermedades al corazón y ataques en todo el mundo. Conformado por un buen (HDL) y mal (LDL) colesterol. Niveles altos de triglicéridos, otra grasa encontrada en tu sangre, han sido asociados, también, a las enfermedades al corazón.

Niveles de Glucosa Alta: Diabéticos están doblemente expuestos a contraer alguna enfermedad al corazón en comparación a los que no son diabéticos.

Fumadores de Tabaco: fumadores están doblemente en riesgo en comparación de aquellos que no son fumadores.

Sobrepeso/Obesidad: alcanzan el riesgo de desarrollar presión alta, diabetes y arterias duras o arterias obstruidas. Incremento del índice de la masa corporal (IMC), una desproporcionada relación entre talla y peso, está ligado al aumento del riesgo. Acumulación de grasa abdominal es otro indicador de riesgo y puede ser medido por la circunferencia de la cintura o la proporción de la cintura-cadera.

Falta de ejercicio: Incrementa el riesgo para el desarrollo de enfermedad al corazón en un 150%.

Dieta: altas cantidades de sal pueden conllevar a tener presión alta; altas cantidades de grasa puede llevar a tener arterias bloqueadas; y un bajo consumo de frutas y vegetales provoca aproximadamente un 20% de enfermedades al corazón y ataques en todo el mundo.

.Factores No Modificables (aquellos que no podemos controlar)

Edad: la acumulación y desarrollo de los factores de riesgo conlleva a grandes niveles de riesgo a las personas adultas mayores, y se duplica cada 10 años después de la edad de 55.

Historia Familiar: Si un padre/madre o hermano(a) ha tenido una enfermedad coronaria o algún ataque al corazón antes de la edad de 55 años (varones) o 65 (mujeres); tu riesgo se incrementa.

Género: los varones tienen un mayor riesgo de tener una enfermedad al corazón que las mujeres pre-menopáusicas. Pero después de la menopausia, el riesgo de una mujer es similar a la de un varón. El riesgo de ataques al corazón es similar tanto en varones como en mujeres.

Presión alta: un asesino silencioso

No tiene síntomas visibles, pero puede causar un daño significativo al corazón y arterias y puede conllevar a grandes riesgos de enfermedades al corazón y ataque cerebral. Personas con presión alta están tres veces más en riesgo que aquellas que tienen una presión normal. El único modo de saber si tienes presión alta es hacerse un chequeo con tu médico o profesional de salud. Repetidas medidas de presión son necesarias ya que la presión arterial puede variar día a día.

La buena noticia es que la presión alta puede ser controlada a niveles normales a través de cambios en el estilo de vida, como por ejemplo: reducir el consumo de sal e incrementar la actividad física, y/o medicación si así se requiere.

¡Disminuye tu riesgo!

Come más fruta y vegetales: come al menos cinco raciones de frutas y vegetales por día.

Mantente activo: al menos 30 minutos de actividad dinámica y eficiente por día puede disminuir la presión arterial.

Consume menos sal y evita comida procesada: trata de limitar tu consumo de sal, menos de 5 gramos por día (una cucharadita)

Deja de fumar: tu riesgo a una enfermedad coronaria podrá ser reducida a la mitad en un año y podrá tener un nivel normal dentro de 15 años.

Mantén un peso saludable: Baja de peso, en conjunto con un bajo consumo de sal, ayuda a bajar la presión arterial.

 




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos