Remedios caseros eficaces

Acudir al médico siempre resulta ser la primera opción para cuidar la salud, pero también hay algunas opciones naturales que pueden ayudar a aliviar algunas molestias.


Lectura .
Anterior Siguiente

infusión


Desde tiempos antiguos las personas han sabido curar sus malestares y enfermedades con productos que ofrece la naturaleza o procedimientos manuales que no requieren muchas herramientas físicas.

A continuación, algunos malestares y como podría solucionarlo con procedimientos caseros:

Quemadura: Es recomendable aplicar miel en la zona para un alivio inmediato. La miel cura las quemaduras en menos de cuatro días debido a sus propiedades antimicrobianas y antisépticas.

Contra la tos: Poner a hervir una manzana, 15 higos secos, 250 gramos de miel y un litro de agua durante diez minutos. Tras dejar enfriar y colar el líquido, se obtiene un jarabe natural y casero. Ayudará a ablandar las mucosidades y a suavizar la tos. Para ello, se debe tomar dos cucharadas cada cuatro veces al día, previamente mezcladas con agua caliente.

Ardor de estómago: Masticar un buen puñado de avellanas crudas hasta que se haya convertido en una papilla y tragarlas. Las avellanas contienen un alto contenido en fibras que ayudan al tránsito intestinal y asientan el estómago.

Para torceduras: Sumergir la zona adolorida en vinagre de manzana caliente o hacer una masa agregándole harina. El vinagre tiene virtudes terapéuticas y varios de los minerales que lo componen, como el boro, magnesio, fósforo o sodio, ayudan a disminuir la inflamación localizada y por lo tanto el dolor.

Caída del pelo: La albahaca es considerada como un importante elemento contra la caída del cabello. Para ello, se puede preparar una loción poniendo a hervir 150 gramos de albahaca con una taza de agua. Dejar hervir por cinco minutos y apagar el fuego, dejando reposar durante media hora más. Tras ello, solo debe colar y guardar el producto en un rociador para poder aplicar este remedio masajeando un poco el cuero cabelludo.

Dolor de cabeza: Pelar algunas papas, cortarlas y ponerlas en un paño con sal gruesa. Por la noche, aplicar en la frente. El almidón de las papas contiene efectos antinflamatorios y la sal gruesa reduce la presión en los vasos sanguíneos.

Mal aliento: El bicarbonato de sodio ayuda a aumentar el nivel de ácido en la boca, matando las bacterias que causan el mal aliento y la gingivitis. Agregar una cucharadita de bicarbonato en medio vaso de agua caliente y enjuagar la boca con la mezcla.

Moretones: Aplicar hielo en la zona golpeada para que no suba la inflamación. Luego, aplicar perejil y mezclarlo con manteca para untar la pasta por la zona afectada. Esta especie de aceite de perejil, posee un efecto vasoconstrictor que impulsa la circulación de la sangre y evita que se quede estancada en un solo lugar, evitando la formación del hematoma.

Dolor de muelas: Colocar una bolsa de húmeda en la cavidad para que cese el sangrado o en la encía sobre la muela que duele. Esto funciona porque el ácido tánico del té adormece y actúa como una anestesia natural y ayuda también a la coagulación.

Colesterol: El consume de canela impide que los carbohidratos se conviertan en ácidos grasos, reduce la formación de triglicéridos y favorece la circulación sanguínea. Para ello, se debe calentar una taza de agua sin que llegue al punto de ebullición. Luego, añadir una cucharada de miel y una de canela molida. Mezclar todo hasta que se integren; tomar una taza en ayunas y otra al acostarse.

Contra la caspa: El vinagre de manzana ayuda a solucionar este problema por sus propiedades desinfectantes y fungicidas, que combate el hongo que genera el problema capilar. Lo ideal es mezclarlo con un poco de sal y limón en algún recipiente que permita rociarlo luego en forma de spray. Para ese fin, se debe humedecer el cabello con el preparado y dejarlo actuar por algunas horas, luego lavarse el pelo y enjuagarlo normalmente.

 




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos