Las guirnaldas de Navidad

La guirnalda de Navidad es el adorno que da la bienvenida a los visitantes a los hogares durante la época de fiestas de fin de año. Hace vivir en la familia, un ambiente más festivo y jubiloso y su uso tiene también un origen.



 

Antecedentes: 
 
El uso de las guirnaldas se inició con las prácticas populares que realizaban los germánicos en las épocas cristianas. Durante el frío del mes de diciembre, emplearon las guirnadas y los fuegos imperecederos como símbolo de esperanza y renovación de la luz, siendo una práctica que con el paso del tiempo, fue adoptada por los propios cristianos. En el siglo XVI, estos símbolos pasaron a ser imagen del advenimiento de Cristo y que estábamos ante él como luz eterna, sin importar las diferencias entre católicos y protestantes. 
 
Fue así que la guirnalda de Navidad se fue separando de Alemania para pasar a ser parte de las costumbres del resto del mundo cristiano. En lugar de las velas de la luz de la gente, se optaba por la guirnalda de advenimiento. Las primeras guirnaldas tenían 4 velas alrededor y la quinta vela está por lo general al medio de ella. Las tres primeras velas (de color violeta), representaban la expectativa fiel, la cuarta vela de color rosa, representaba la alegría por la próxima llegada del Niño Jesús, mientras que la quinta y última vela de color blanca, es el símbolo del nacimiento de Jésus, el mismo que se encendía a las 12 de la noche del 24 de diciembre. 
 
En el siglo XIX, los americanos incluyeron la costumbre de la guirnalda, pero para recordar a los familiares que habían muerto en Navidad. Las guirnaldas americanas eran hechas tejiendo los boughs además de las estrekkas y la cruces y colocados en los sepulcros de los difuntos. A partir de ese momento, serían tomadas por las familias para adornar el hogar durante la celebración de la Navidad. 
 
Las guirnaldas tradicionales son símbolos verdaderos de la fe en la religión católica. Es símbolo de la eternidad de Dios porque es un círculo que no tiene ni principio ni final y además, representa la misericordia de Dios para con sus hijos, mientras que la esperanza y la nueva vida se simbolizan en el color verde de las guirnaldas.
 
En la actualidad, las guirnaldas se emplean para adornar las puertas delanteras, el interior de los hogares y las calles de nuestra ciudad. Da la bienvenida a un ambiente lleno de alegría y unión por el tiempo de Navidad, y también de recogimiento por el nacimiento del Niño Jesús.