Los regalos de Navidad

¿Alguna vez nos hemos puesto a pensar el el origen de los regalos de Navidad? ¿Cuándo se inició esta tradición de sorprender a los miembros de la familia, en especial a los niños, durante esta celebración?



 

El sentido de realizar un regalo como celebración del nacimiento de Jesús, no ha existido en el Cristianismo. En realidad, los orígenes de las ofrendas tienen su principio en una tradición pagana, donde antiguos ritos nos hablan de la acción de gracias por la llegada de un nuevo año.

En épocas del  solsticio de invierno y el cambio anual era obligado hacer obsequios a reyes y señores, pero también a los seres queridos en agradecimiento al buen año vivido y pidiendo por un mejor futuro. Era un momento ideal para compartir con las personas cercanas, los bienes materiales logrados en el año.

Origen actual:

En la Edad Media se encuentran versiones acerca de la tradición de regalar por Navidad. En la obra "Un Cuento de Navidad" de Charles Dickens (1843), los regalos forman parte de los elementos navideños junto al árbol, el nacimiento y la festividad de la Noche Buena.

En el caso de los Reyes Magos, que es la tradición española y en muchos países de Latinoamérica, se subraya el concepto de regalar por motivo de la alegría por la llegada de Jesucristo. Es na representación simbólica de las ofrendas entregadas al niño ya nacido, por tres Reyes Magos que adivinaron la manifestación divina del nacimiento.

La parte material del regalo siempre es importante, pero lo más valioso de este acto es el corazón, el sentimiento que se deposita además de la energía positiva que debe inundar en cada hogar que celebra la Navidad.

La parte material del obsequio representa sólo la forma física que guarda en sí el verdadero regalo, el creado por su pensamientos y sentimientos, pues ése es el que contiene parte del alma y por lo tanto ese es su gran valor.