Consejos para armar el Nacimiento de Navidad

El nacimiento de Jesús es el origen de las fiestas de Navidad. Por ello, no sólo el armado del árbol representa la alegría de esta celebración, sino también el nacimiento o "Pesebre".



 

El nacimiento de Jesús es el origen de las fiestas de Navidad. Por ello, no sólo el armado del árbol representa la alegría de esta celebración, sino también el nacimiento o 'Pesebre'.

Para armar nuestro nacimiento, primero debemos elegir el lugar para armar. Todos los miembros de la familia deben participar en su construcción y aportar ideas para que quede tal y como la familia desea.

Si se quiere recrear un paisaje para que no quede plano, se pueden usar cajas de cartón o con papel arrugado armar montañas, que pueden tomar más realidad si se le agrega un poco de musgo. Se recomienda que el espacio en donde se colocará a la Sagrada Familia, quede a una altura superior al resto de la decoración, pues se trata de lo más importante en el Nacimiento.

Para armar el pesebre como tal, se puede colocar una casita realizada con pequeñas ramas o tronquitos, hojas secas y pasto para una buena decoración. Si se quiere añadir cascadas o lagos, es recomendable utilizar espejitos o papel celofán celeste o blanco. Es importante añadirle la estrella de Belén y luces intermitentes.

Cuando se tiene lista la estructura del nacimiento, se procede a colocar las imágenes, que según la tradición se colocan en el siguiente orden: Los primeros días se coloca a José, María, el burro, el buey, las ovejas y los pastores. Recién el 24 de diciembre se pone la imagen del Niño Jesús y el 6 de enero los Tres Reyes Magos, ya que es la fecha en la que llegaron al lugar donde nació Jesús.

Armar el nacimiento en familia, es dejar que el espíritu navideño invada nuestro hogar.