El I-Ching o Libro del Oráculo Chino

Conocido como Yijing o I-King, se cree que fue escrito en el año 2400 a.C, y es considerado también como libro de las mutaciones. Se piensa que tanto expone el presente de la persona y que adivina el futuro, si esa persona adopta el camino adecuado para ello.


Lectura .
Anterior Siguiente

 

abc
 
 

 

 
Según los historiadores y conocedores de esta forma de adivinación, el I-Ching es un libro adivinatorio y también de carácter moral.
 
El I-Ching consta de 64 capítulos con un sistema binario de numeración, aritmético y geométrico. 
 
Los números impares son representados por una línea continua, y los pares, por una quebrada. 
 
Estos trazos se llaman hexagramas, formados cada uno de ellos por dos trigramas, y no se construyen como en la escritura china, de arriba abajo, sino de abajo arriba.  Estos representan frases y consejos muy sabios y aplicables a cualquier cultura y moral. 
 
Son cuatro las fuentes reconocidas del libro tal y como se conoce hoy en día: el texto de Fu-Hi, los que escribieron el soberano Wen y su hijo el duque de Chou, y los de Confucio y sus discípulos.
 
Precisamente unos comentarios atribuidos a la escuela de Confucio son los que interpretan los 64 signos del I-Ching, que surgen definitivamente en el siglo VIII a.C. debido a Los Cambios de Chou, o Chou I. 
 
Al unirse Los Cambios de Chou con Las 10 alas de Confucio, es como surge El Libro de las Mutaciones tal y como se conoce hoy en día. 
 
En el I-Ching se advierte un universo que se mueve por la relación de diálogo entre los seres opuestos y que está regido por la idea del movimiento y cambio. 
 
Según el I-Ching, los cambios ocurren de manera cíclica. La vía de la adivinación del I-Ching se basa en la ausencia que un futuro que determine qué es lo que va a pasar, y en un casualismo, es decir que los acontecimientos se producen por casualidades. 
 
Para este libro, cada momento es el punto donde se apoya el instante siguiente.
 
COMO CONSULTAR EL I-CHING
 
De acuerdo con las experiencias y conocimientos de los practicantes de este tipo de adivinación, para consultar el I-Ching, se siguen las siguientes recomendaciones: 
 
Lo más importante para no "molestar" al I Ching es que se debe tomar en serio sus respuestas, tratando de pensar en cada palabra, aunque en principio parezcan raras o poco relacionadas con nuestra pregunta.
 
La formulación de la pregunta
 
El I-Ching se basa en el principio de las mutaciones. Por eso una pregunta del tipo "¿Carlos me ama?" no podrá tener nunca una respuesta total. Quizás convenga más preguntar: "¿Qué giro dará a mi vida mi encuentro con Carlos?". 
 
Si se quiere consultar el oráculo para problemas del trabajo, sería un error preguntar: "¿Debo hacer esto o lo otro?"; conviene partir la pregunta en dos: "Está bien si hago esto?", y luego: "¿Está bien si hago lo otro?", y confrontar ambas respuestas. 
 
Es aconsejable consultar el I-Ching en los momentos en que se necesite tomar una decisión rápida, pero importante, o cuando ocurren novedades en nuestra vida. 
 
La pregunta no se puede repetir más de una vez: si parece que se ha obtenido una respuesta un poco abstracta, hay que dejar pasar por lo menos un día y una noche antes de repetirla.
 
Entre los medios de consulta se pueden utilizar tallos de milenrama o aquilea, monedas, y otros medios diversos sin embargo, actualmente se emplean monedas.
 
Método de consulta
 
  • Conseguir tres monedas iguales.
  • Asignar a la cara de las monedas el valor de 2 y al sello el valor de 3. Si no sabe cuál es la cara o el sello de las monedas que tiene asígnelo de acuerdo a su instinto.
  • Concentración en la pregunta que quiere plantear (anótela en un papel si esto le ayuda a concentrarse), y tener en cuenta lo que se comentó arriba respecto a este punto.
  • Sin dejar de concentrarse, lanzar las monedas de modo que caigan delante del que consulta. Observar que las tres monedas darán una suma correspondiente a 6, 7, 8 ó 9. Anotar ese resultado en el cuadro que corresponde al primer lanzamiento, o sea el inferior.
  • Repetir este procedimiento seis veces, escribiendo en cada una el resultado de la suma de las tres monedas en el respectivo cuadro.
 
 
 
 



Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos