El Dequeísmo

El dequeísmo es un fenómeno opuesto al queísmo y se da cuando se emplea indebidamente "de que" en lugar de "que", provocando defectos de este tipo en nuestro lenguaje.



 

Pienso "de que" ganaremos, por ejemplo, es una construcción incorrecta, ya que el verbo pensar se construye con un complemento directo: pensar algo.

Me percaté de lo que ocurría es, por el contrario, una construcción correcta, ya que el verbo percatarse se construye con un complemento de régimen: percatarse de algo.

Transformar la frase dudosa en una pregunta es una forma de evitar el dequeísmo.

La pregunta ¿De qué pienso? no es posible, mientras que ¿De qué me percato? es correcta. La presencia o ausencia de la preposición en la pregunta indica que es necesaria o no en la construcción.

Los verbos dudar, informar, advertir, avisar y cuidar presentan dos regímenes en español, es decir, pueden construirse con un complemento directo (sin preposición) o con un complemento de régimen (con preposición).

 

Verbos y locuciones donde suele aparecer dequeísmo

aconsejar que
afirmar que
asegurar que
comprobar que
contestar que
creer que
explicar que
gustar que
imaginar que
indicar que
llamar la atención que
negar que
notar que
observar que
olvidar que
pedir que
pensar que
pretender que
prohibir que
recordar que
saber que
sospechar que
suponer que
valer la pena que
verificar que