La sierra

La Sierra es la característica dominante del territorio del Perú, alcanzando alturas hasta de 6.768 metros.


 Tiene cientos de picos permanentemente nevadas y glaciares torre sobre los valles. El flanco del Pacífico empinado, desecado de los Andes admite sólo una población escasa en aldeas situadas en filtraciones y manantiales infrecuentes. En contraste, los bosques tropicales cubren la parte oriental de los Andes tan altos como 2.100 metros. Entre estos extremos, a la sombra de los grandes nevados, se encuentran las zonas ecológicas altiplano más grande: los valles intermontane (kichwa) y las cumbres más altas y hierba puna o mesetas del Altiplano. Aproximadamente el 36% de la población vive en miles de pequeños pueblos y aldeas que constituyen el interior rural de capitales regionales y centros comerciales. Más del 15 por ciento de los peruanos viven en altitudes de entre 2.000 y 3.000 metros, 20 por ciento viven entre 3.000 y 4.000 metros, y un 1 por ciento residen regularmente a más de 4.000 metros de altitud.

Aunque es rica en recursos minerales, como cobre, plomo, plata, hierro y zinc, que son extraídos a alturas tan altas como 5.152 metros, los Andes están dotados de limitada tierra utilizable. El altiplano abarca el 34 por ciento del territorio nacional, o 437.000 kilómetros cuadrados, pero sólo el 4.5 por ciento de las tierras altas o 19.665 kilómetros cuadrados, es cultivable y cultivada. Sin embargo, esta zona constituye tierra productiva de más de la mitad del país. Unos 93.120 kilómetros cuadrados de la Sierra es pasto natural más de 4.000 metros de altitud, demasiado alto para la agricultura. El 4,5% de tierra cultivable, por lo tanto, tiene bastante densas poblaciones, particularmente en Puno, Cajamarca y en los valles, como el Mantaro en departamento de Junín y Callejón de Huaylas en el departamento de Ancash. Las provincias altas tienen una densidad de población de 460 habitantes por kilómetro cuadrado de tierra arable, habitable.

Las mejores zonas de cultivo son los valles, que van desde 2.000 a 3.500 metros de altitud. Aunque muchos valles han limitado abastecimiento de agua, otros, debido a escorrentías glaciales, disfrutar de abundante agua para riego. En los valles protegidos, el clima seco es templado, con gran calor ni las heladas. En el altiplano o puna regiones 3.939 msnm, el clima es frío y severo, a menudo pasando por debajo de congelación durante la noche y rara vez el aumento por encima de los 16 ° C por día. Una miríada de tubérculos nativos prospera en altitudes de 2.800 metros a casi 4.000 metros, incluyendo más de 4.000 variedades conocidas de la Papa, oca, olluco, como cereales como la quinua. El resistentes llamas nativas y alpacas prosperan en el césped de ichu resistente de las punas; Europeos ovejas y ganado, cuando adaptado, hacer bien a menor altitud.

Para los peruanos, hay dos temporadas básicas de Andina, el invierno lluvioso de octubre a abril y seco verano en los meses restantes. Los cultivos se cosechan según al tipo durante todo el año, con patatas y otros tubérculos nativos traídos mediados a finales de invierno y granos durante la estación seca. Las lluvias torrenciales de los meses de invierno con frecuencia causan graves derrumbes y avalanchas, llamados huaycos, a lo largo de la región andina, perjudicial canales de riego, caminos y incluso destruir aldeas y ciudades. En el Valle del Callejón de Huaylas, la ciudad de Huaraz (Huarás) fue parcialmente destruido en 1941 por una catástrofe de ese tipo, un evento repetido a pocos kilómetros lejos en 1962, cuando el pueblo de Ranrahirca fue aniquilado por un Huaico que mató a unas 3.000 personas.

El terreno formidable de los Andes, donde la tierra puede caer lejos de 4.848 metros a 545 metros y luego subir a 6.666 metros en un espacio de 48 kilómetros como las moscas de Cóndor, plantea un reto omnipresente a cualquier medio de transporte moderno. Así, la región Andina no fue penetrada por los vehículos de ruedas hasta ferrocarriles fueron construidos en la segunda mitad del siglo XIX. Además, la mayoría de la nación no ve ruedas hasta el sistema de caminos estaba en construcción en la década de 1920. Para ello, el presidente Augusto B. Leguía y Salcedo (1908-12, 1919-30) revivió un sistema nacional de proyecto laboral harkening volver a la fuerza laboral reclutados del Inca o mita, usado para carretera y puente en construcción en la antigüedad.

 

Fuente: Rex A. Hudson, ed. Peru: A Country Study. Washington: GPO for the Library of Congress, 1992.