Tradición de llevar un clavel rojo o blanco en el Día de la Madre

Existe la costumbre en algunos países de llevar en el Día de la Madre una rosa o clavel blanco en honor a la madre fallecida o de color rojo si la madre vive. A continuación explicaremos el origen de esa costumbre.


Lectura .
Anterior Siguiente

clavel


Existe una costumbre antigua en algunos países de llevar o colocarse en el bolsillo cerca al pecho durante el Día de la Madre, un clavel (o rosa) de color rojo si la madre de quien la lleva está viva o blanca si la madre falleció.

El origen procede de Estados Unidos donde fue que se fundó el Día de la Madre. Se cuenta que Anna Harvis quien fue la impulsora del Día de la Madre, durante la celebración del 10 de mayo de 1907 (la madre de Anna ya había fallecido), en la iglesia Metodista de St. Andrew en West Virginia donde asistía su madre y enseñó en la escuela dominical, envió 500 claveles blancos que era la flor favorita de su madre, por cada madre de la congregación. El color blanco representaba para Anna, la pureza y dulzura del amor de una madre.

Cuando la celebración se hizo popular el uso de los claveles continuó, y con la impresión que hizo una empresa de correos de una postal en donde se veía un jarrón de claveles blancos con la frase "Día de la Madre" creada por el artista James Whistler, se hizo más común regalar claveles por el Día de la Madre. Ello molestó mucho a Anna Jarvis pues le pareció como un anuncio publicitario para la industria floral.

Probablemente fueron las florerías en Estados Unidos que tuvieron la idea de darle el significado a los claveles rojos para las madres vivas y claveles blanco a las fallecidas.

Anna Jarvis nunca estuvo de acuerdo con el uso del Día de la Madre para intereses comerciales, y tildó a los comerciantes de esa fecha como charlatanes y estafadores, luego hizo una petición para que se cancele el Día de la Madre porque había perdido el sentido original por el que fue creado, también luchó contra organizaciones de organización de fondos en ese día.

Su petición nunca fue atendida, Anna Jarvis nunca tuvo hijos, murió recluida en el sanatorio Marshall Square en West Chester, Pensilvania, el 24 de noviembre de 1948.

La costumbre se extendió por otros países que adoptaron la fiesta, en algunos lugares se reemplazó el clavel por la rosa, aunque el significado de los colores se mantuvo.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos