Origen de la celebración del Día de la Madre

El Día de la Madre fue instituido en 1914 gracias a Anna Jarvis que buscaba un día en que se brinde un homenaje a la labor de las madres y su apoyo incondicional a los hijos.


 

 


 

Aunque al hablar de una celebración a la madre podríamos remontarnos a hablar de ritos en diversas civilizaciones en honor a la fertilidad y a la madre tierra o a la naturaleza. Para referirnos al origen del Día de las Madres en el mundo occidental, podemos retroceder a la Grecia Antigua, donde en una de sus celebraciones se rendían honores a la diosa Rhea, madre de los dioses de su mitología.

Podemos considerar otro precedente a la celebración Hilaria en Roma, equivalente a la celebración de la Rhea griega. En la Hilaria que  era celebrada el 15 de marzo, eran entregadas ofrendas en el templo de Cibeles o Magna Mater (la Gran Madre) aunque esta diosa, a diferencia de la griega, tenía una connotación más global, era también la diosa de la naturaleza, la tierra fértil y de los animales.

Con la llegada del cristianismo, estas celebraciones se dirigieron hacia la Virgen María, madre de Jesucristo. Sobre todo el 8 de diciembre, en la fiesta de la Inmaculada Concepción. 

Sin embargo, el antecedente más próximo del Día de la Madre, tal como lo conocemos hoy, se origina en Estados Unidos, en 1850, de los llamados "clubes del trabajo del día de la madre" organizados por Ann Reeves Jarvis que tenían como fin tratar reducir la mortalidad infantil, evitando la contaminación alimenticia y donde se instruía a las madres para la mejora de las condiciones sanitarias y así proteger la salud de los niños. 

Estos grupos femeninos eran muy activos, y participaron atendiendo a soldados heridos durante la guerra civil estadounidense en 1861-1865, estaban dirigidos por Jarvis, además realizaban eventos a favor de la paz en Estados Unidos. 

Por esa época, Jarvis promovió "El día de la Amistad de las Madres de Unionistas y Confederados a través de su estado", que buscaba la reconciliación de los dos bandos de la guerra de civil con reuniones que fomentaban el compañerismo entre las madres del país.

Luego de la muerte de Ann Jarvis en 1905, Anna Jarvis, su hija, fue quien impulsó la celebración, enviando cartas a políticos, personas influyentes para que por fin fuera instituido  de manera oficial por el gobierno, el Día de la Madre, que ya se venía celebrando gracias a su  esfuerzo.

Se sabe que la primera vez que se celebró el día de la madre, aunque no de manera oficial aún, fue el 10 de mayo de 1908. Varias familias se reunieron en varios eventos en West Virginia, en una iglesia que ahora lleva el nombre de Santuario del Día de la Madre Internacional, en Filadelfia y otras ciudades.

En 1912 se creó la Asociación Internacional del Día de la Madre que fue instrumento para promover su iniciativa.

Gracias a Anna Jarvis, varios estados de EE.UU celebraban el día. Finalmente, el presidente Woodrow Wilson instituyó oficialmente en 1914, el segundo domingo de mayo del año como Día de la madre.

Con el tiempo, Anna Jarvis, despreció el espíritu mercantilista que luego se apoderó de la celebración, incluso participó en protestas y boicots para evitar el uso del Día de la Madre para recaudación de fondos, venta de tarjetas y flores o pasteles.

Varios países del mundo deben esa fiesta a Anna Jarvis, algunos países tienen otras fechas para honrar a las madres, por ejemplo en países árabes se celebra el 21 de marzo, en Panamá el 8 de diciembre, en Tailandia, el 12 de agosto, cumpleaños de la reina Sirikit, que es considerada la madre de todos los tailandeses. En Inglaterra, se celebra el cuarto domingo de Cuaresma.