Santuario de Wari Willka o Warivilca en Huancan

Santuario considerado como la Pacarina o lugar de origen de los Huancas. Su hegemonía data del Horizonte Medio, en el que el Estado Wari desarrolló una política imperial en casi la mayor parte del actual territorio peruano. Su estructura arquitectónica principal es denominada “Santuario o Adoratorio”, aunque en realidad se trata de una ciudadela grande cuya magnitud aún falta delimitar.


 

 


 

UBICACION

Ubicado en el Anexo de Huari, a 6 km al sur de Huancayo en el distrito de Huancán, provincia de Huancayo.


HORARIO DE VISITA

Todo el Año                De 8:00 a.m - 5:00 p.m


INFORMACIÓN

Wariwillka significa antiguo santuario o adoratorio y proviene de dos voces quechuas: Wari = antiguo, remoto y Willka = santuario, adoratorio.

Se denomina Santuario de Wariwillka a los restos arqueológicos de una población que existió entre los años 900 y 1200 d.C. (horizonte medio) y es considerado como la pacarina o lugar de origen de la Nación Wanka ya que, según la leyenda, del pequeño manantial que existe aun en el lugar, surgió la primera pareja de esta etnia. El varón se llamó Imapucarancápia y la dama, su pareja, se llamó Uruchumbe.

Según datos de los cronistas españoles, en el santuario existía un ídolo que representaba al dios Wamani (dios de la tierra y de los montes) el mismo que, según indican, estaba enterrado hasta la mitad y era de color negro.

Estas características hicieron creer a los españoles que se trataba de un dios de las profundidades por lo que Fray Vicente Valverde ordena su destrucción en 1534 y saquea el santuario.

Este proceso de destrucción no acabaría aquí ya que a continuación fue arrasado por Manco Inca, hacia 1537, en represalia por la actitud colaboracionista que tuvieron los wankas con los españoles.

Este importante centro arqueol& oacute;gico fue descubierto en 1935 por Federico Gálvez Durand y reconstruido por el Dr. Ramiro Matos en 1954.

La estructura arquitectónica principal, del santuario o adoratorio, consiste en una construcción de piedra y barro de forma cuadrangular de 46 m. de ancho por 48 m. de largo y 5 m. de alto, con gruesos muros de 1.8 m. de ancho y estrechos pasadizos entre ellos, los mismos que servían como celdas para encerrar a las víctimas, tanto personas, animales así como para guardar las ofrendas que servían para el sacrificio al dios Wanka.

En el interior de la construcción, hacia el extremo nor este, se encuentran dos imponentes árboles de molle ( Schinus molle), bastante grandes para su especie, en cuyas raíces, según la leyenda, se vertía la sangre de los sacrificados. Asimismo en el lugar se encuentran los vestigios de una poza o fuente de purificación.

En el exterior, hacia el extremo sur oeste y aflorando desde el subsuelo del santuario se encuentra el manantial o curso de agua donde dicen que salió la primera pareja wanka y está rodeado de una pequeña construcción de piedras en la que se realizaba el Pagapu Wanka (pago a la tierra) que, como indica Guam& aacute;n Poma de Ayala, consistía en ofrendar a su dios plata, quichicalla, piedra imán, cinco niños, pacos (alpacas) ají, lana de colores, los que eran ofrecidos una vez al año.

Según creencia de los lugareños, aquel que bebe de estas aguas y es infiel morirá. Asimismo, para evitar el mal aire, los naturales recomiendan coger un poco de agua, en dirección de la corriente, y echárselo en la nuca.

El santuario ocupa el talud derecho de una plataforma y sus complementos arquitectónicos, restos de la ciudadela, terminan en la misma margen del río Chanchas.

Este santuario fue construido en el lugar que fuera el centro de intercambio comercial entre los pueblos de Huancavelica, Ayacucho y el Valle del Mantaro con la costa central del Perú.

El Pagapu Wanka, pago o agradecimiento que se realiza por los favores recibidos a las divinidades wankas : Wallallo Karwincho, Mama Pacha, Apu Waytapallana y Pacarina de Wariwillka el 29 de julio de cada año a la 1 de la tarde y que consiste en el pago al manantial, pago a la tierra y el sacrificio del perro wanka (perro calato o perro chimu) en las entrañas del cual el "sacerdote andino" o "Laya" lee la buenaventura del pueblo wanka, luego de lo cual los jefes de los ayllus proceden a comer su carne a la antigua usanza, por lo que también son llamados "allccumicuj" (come perro).

Esta antigua y valiosa tradición ha sido recientemente rescatada gracias al tenaz esfuerzo del profesor Luis Cárdenas Raschio quien ha conseguido el reconocimiento legal de esta costumbre mediante ley Nº 27425 del 16 de febrero del 2001

Fuente: [Mincetur]




Otros Lugares cercanos »

Centro Arqueológico de Huchuy Qosqo o Qaqyaqawana »

Extenso agrupamiento de andenerías con muros ligeramente inclinados. En la llaqta se divisa un edificio de tres pisos. El recinto es de planta rectangular y de calidad excelsa. En su interior aparece un retallo ostensiblemente para alojar las cabezas de bigas que forman el entrepiso, existiendo además vanos de puertas, ventanas y alacenas; también se aprecia tres largos edificios solo uno de ellos en perfecto estado, teniendo cinco puertas y ventanas que dan hacia el valle.

Sitio Arqueológico de Chazuta »

En el emplazamiento de la actual ciudad de Chazuta se ubica el área del sitio arqueológico, donde subyacen enterramientos de “Urnas Funerarias”. Arqueológicamente, el hallazgo de “urnas funerarias” en Chazuta y alrededores, confirma su importancia histórica y cultural en la zona del Huallaga Central, en San Martín.

Complejo Arqueológico de Kenko »

Qenqo, que significa laberinto, es un sitio muy especial. En la cosmovisión andina, esta huaca fue construida para evocar a Kaypacha, la antigua serpiente u origen de la vida. Además, los antiguos peruanos usaron este sitio para comunicarse con otras deidades como el sol, la montaña, la luna, la tierra y las estrellas. Todo está dispuesto de manera secreta y mágica: los canales, los laberintos, el anfiteatro y la sala de sacrificios.

Complejo Arqueológico de Pikillaqta »

Hoy esa ciudad contiene aproximadamente 700 edificios, 200 kanchas (apartamentos) y 504 qolqas (almacenes) y diferentes edificios. Debe de haber tenido una población de aproximadamente 10 mil personas. La ciudad tiene un plan geométrico muy armonioso y casi perfecto, dividido en bloques con las calles rectas.

Petroglifos La Pitaya »

Petroglifos en alto relieve según estudiosos tienen una antigüedad de 3 000 años, se pueden apreciar un total de 30 representaciones de flora, fauna y escenas de caza, realizado en piedras y rocas en un área de 100 m2.

Huaca El Dragón o Arco Iris »

Es una de las huacas piramidales más antiguas del valle, siendo considerada el primer asentamiento de la cultura Wari en el valle de Moche. Permite admirar el alto grado de desarrollo que los Wari alcanzaron en ingeniería ya que toda la estructura es antisísmica.