Desde París (AFP)

Varias grandes empresas hacen caso omiso a promesas en lucha contra deforestación

Las grandes empresas e instituciones financieras con más potencial para luchar contra la deforestación global, actúan sin tomar en cuenta las promesas de proteger los bosques hechas en la COP26 del clima, indicó un estudio publicado el jueves.

climate, environment, forests, business
Arboles abatidos para cultivar coca en el sur de Bogotá el 6 de diciembre de 2021 - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Las grandes empresas e instituciones financieras con más potencial para luchar contra la deforestación global, actúan sin tomar en cuenta las promesas de proteger los bosques hechas en la COP26 del clima, indicó un estudio publicado el jueves.

La oenegé Global Canopy revisó los datos de 350 empresas acusadas de ser las mayores responsables de la deforestación, de forma directa o indirecta, y también analizó a 150 bancos, fondos de inversión y de pensiones que financian a estas compañías.

Según este análisis, una de cada tres empresas estudiadas, no adquirió ningún compromiso para proteger los bosques y un 72% de ellas tienen algún objetivo, pero éste no se extiende a todos sus productos o actividades ligados a la tala de bosques.

Algunas empresas tienen objetivos con respecto a productos específicos, en particular sobre la soja, la carne de vacuno o el cuero pero "no aportan pruebas sobre la forma en la que van a ponerlos en marcha".

"Muy pocas empresas reconocen los riesgos climáticos provocados por la deforestación y aún menos incluyen a su cadena de suministros en las evaluaciones", indicó AFP Niki Mardas, de la organización Global Canopy.

Cargill, Colgate-Palmolive, Nestle, Unilever y PepsiCo fueron las empresas con una evaluación más favorable, mientras cerca de 60 compañçias, muchas de ellas de China, Brasil y Argentina, recibieron la puntuación más baja posible.

Si se analiza a las entidades financieras, 93 de las 150 analizadas no tienen una política sobre la deforestación que cubra a las empresas e inversiones más dependientes de proyectos que afectan a los bosques.

Solamente una veintena de bancos o de empresas de inversión tienen una política para analizar los progresos realizados sobre la deforestación.

"Frenar la agricultura que fomenta la deforestación para reducir en dos las emisiones y reparar la destrucción de la biodiversidad antes de 2030 no es una opción sino una necesidad para las empresas comprometidas en la credibilidad sobre la neutralidad del carbono", comentó Nigel Topping, expresidente de la oenegé sobre el clima We Mean Business.

"Sin esto, no vamos a poder limitar el calentamiento a 1,5°C" con respecto a la era preindustrial.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos