Desde París (AFP)

Total pedirá "verificaciones" a subcontratista tras demanda por contaminación en Argentina

El gigante petrolero francés Total anunció el martes que pedirá a un subcontratista en Argentina "verificaciones complementarias", después de una denuncia de indígenas mapuches y Greenpeace por contaminación, cerca del yacimiento estratégico de Vaca Muerta, en la Patagonia.

petróleo, gas, contaminación, Argentina, energía
Vista de la sede del gigante petrolero francés Total en el distrito de finanzas y negocios en París La Defense, el 22 de octubre de 2018 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El gigante petrolero francés Total anunció el martes que pedirá a un subcontratista en Argentina "verificaciones complementarias", después de una denuncia de indígenas mapuches y Greenpeace por contaminación, cerca del yacimiento estratégico de Vaca Muerta, en la Patagonia.

La Confederación Mapuche presentó la denuncia, a la que luego se sumaron otras organizaciones como Greenpeace.

En una declaración transmitida a la AFP, Total afirma que la demanda solo incumbe a la empresa argentina Treater Neuquen S.A., que gestiona unas instalaciones de tratamiento de residuos petroleros situadas cerca de la ciudad de Añelo, en una región con fuerte porcentaje de población mapuche.

Sin embargo, según la denuncia consultada por la AFP, si bien los mapuches demandan directamente a Treater Neuquen S.A, también solicitan que la investigación se extienda a las cinco empresas ordenantes, es decir, las petroleras Total, Y.P.F -socia de Shell sobre el terreno-, Exxon, Pan American Energy y Pampa Energía.

Mientras que Greenpeace denunció el lunes la presencia de vertidos tóxicos al aire libre en ese lugar, "sin ninguna protección entre los residuos y la tierra", Total afirma que su contrato con Treater Neuquen estipula que sus residuos sólidos "deben ser tratados por combustión en un horno pirolítico" y que las aguas de limpieza de las cubetas de lodo de perforación y de desatasco de los pozos se almacenen "en cubetas cerradas".

Estas aguas son "luego tratadas para separar los hidrocarburos del agua con el fin de valorizarlos: el agua alimenta el circuito de enfriamiento de los hornos pirolíticos y los hidrocarburos recuperados son utilizados como combustibles", según Total, que añade que durante su última inspección en octubre de 2017 estos procedimientos eran "respetados".

Greenpeace acusó por su parte a la petrolera de querer desentenderse del asunto al tratarse de un subcontratista. "Total es una empresa mundial, con un presupuesto consecuente. No estar al corriente de estos hechos graves por parte de su subcontratista es muy inquietante", dijo en un mensaje transmitido a la AFP Angelina Pineau, responsable de bosques y Océanos de Greenpeace Francia.

Sobre el otro punto denunciado por la ONG, es decir, la proximidad del yacimiento y viviendas de los mapuche, Total afirma que estas instalaciones "entraron en servicio antes de la entrada en vigor" de un decreto que prohíbe la creación de tales sitios en un perímetro de 5 km de las zonas residenciales.

Estas instalaciones "se benefician de una autorización de explotación renovada anualmente por la provincia" y la última fecha de agosto de 2018, según Total.

"Una autorización administrativa no da a Total una firma en blanco para cometer daños medioambientales", dijo Pineau, destacando la "obligación de vigilancia" de la petrolera.

Varias compañías petroleras operan en Vaca Muerta, considerada por el departamento estadounidense de Energía como la segunda reserva mundial de gas de esquisto, y la cuarta para el petróleo de esquisto.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos