Desde Río de Janeiro (AFP)

Mundial interactivo: dos millones de adictos y un vencedor

Tras un año de eliminatorias implacables y miles de horas delante de la consola, la final del Mundial Interactivo de la FIFA dio su veredicto el miércoles en un gran evento cerca del Pan de Azúcar en Rio de Janeiro.

WC, 2014, fbl, Mundial, Brasil, BRA, videojuegos
El logo de Electronic Arts en un evento de la compañía en Los Angeles el 9 de junio de 2014 - AFP/GETTY IMAGES NORTH AMERICA/AFP
Anterior Siguiente

Tras un año de eliminatorias implacables y miles de horas delante de la consola, la final del Mundial Interactivo de la FIFA dio su veredicto el miércoles en un gran evento cerca del Pan de Azúcar en Rio de Janeiro.

"Gol de Neymar para Brasil". El comentarista grita al micrófono el primer gol del equipo del danés August Rosenmeier, de 18 años, contra Alemania del británico David Bytheway, de 20 años, bajo la mirada de unos 300 espectadores.

Los dos jóvenes martirizan tranquilamente los controles, sin mostrar ninguna intimidación ante los retos del evento, seguido en vivo por miles de internautas.

Para llegar aquí, tuvieron que pasar por selecciones rigurosas de la FIFA y del estaodunidense Electronic Arts, gigante de los juegos de video que edita los videojuegos simulación del fútbol de la FIFA, que es un lucrativo éxito de ventas. La versión previa del juego, FIFA 13, vendió 4,5 millones de ejemplares en el mundo.

- 900 partidos por mes -

Según la FIFA, unos dos millones de videojugadores han participado en estas selecciones en línea para intentar alcanzar esa élite de los ases del control electrónico. Los más asiduos fueron los europeos, liderados por los franceses (11,7%) y los españoles (9%).

"Para participar en la final, había que estar entre los dos primeros del ranking mensual, con 900 partidos", explica a la AFP el francés Johann Simon, de 21 años.

Simon fue uno de los pocos privilegiados que tiene sponsor: integra el equipo "Team Millenium", que financia viajes para sus torneos en el extranjero y le paga un tanto por mes.

Aunque sea poco, asegura, ha conseguido participar en competiciones en Nueva York, Las Vegas, Londres y Amsterdam.

Para clasificarse, obtuvo el primer lugar mensual con 845 victorias sobre 900 partidos. "No son las horas delante de la consola: hay que mantener la calma, tener un buen sentido del tiempo oportuno, una buena anticipación y conocer muy bien el juego", dice el joven que fue eliminado por los pelos en la primera ronda en Rio.

- Intensos partidos de minutos -

"Es muy importante conocer las fuerzas y debilidades de uno y otro jugador para saberlas utilizar en el momento oportuno", dice su colega Adrien Viaud, otro francés, de 23 años.

Johann y Adrien se encerraron durante una semana para entrenarse intensamente para la nueva versión del juego utilizado para esta final.

Durante dos días, los veinte jugadores se enfrentaron en partidos de cinco o seis minutos, un lapso que parece breve pero más que suficiente para producir una gran dosis de tensión nerviosa.

Entre estos, cinco franceses, tres holandeses, dos búlgaros, dos rumanos y dos daneses. Fuera de Europa, apenas un estadounidense y un mexicano.

Habituados a jugar en línea, se conocen bien.

Este año, la victoria fue para el danés August Rosenmeier, número 3 mundial, quien sucedió al francés Bruce Grannec, campeón el año pasado en Madrid. Y se llevó un cheque de 20.000 dólares entregado por el exastro brasileño Ronaldo.

"Dinamarca no se clasificó para el Mundial, pero al menos fue bien representada de manera interactiva", dijo el emocionado ganador.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos