Desde Davos (Suiza) (AFP)

Merkel advierte de que el BCE no debe desviar a Europa de las reformas

La canciller alemana, Angela Merkel, advirtió este jueves desde el Foro de Davos (Suiza) de que los Gobiernos de la eurozona deberán seguir con las reformas, a pesar del enorme plan de compra de activos anunciado por el BCE.

Davos, UE, BCE, economía, Alemania
La canciller alemana, Angela Merkel, en una sesión del Foro de Davos, en esta localidad suiza, el 22 de enero de 2015 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

La canciller alemana, Angela Merkel, advirtió este jueves desde el Foro de Davos (Suiza) de que los Gobiernos de la eurozona deberán seguir con las reformas, a pesar del enorme plan de compra de activos anunciado por el BCE.

Respondiendo a las expectativas sobre un plan de expansión monetaria, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, anunció que el instituto emisor comprará hasta 60.000 millones de euros de deuda pública y privada mensualmente entre marzo de 2015 y septiembre de 2016. El objetivo del BCE es apoyar una Eurozona que creció un 0,2% en el tercer trimestre y está además amenazada por la deflación (los precios cayeron un 0,2% en diciembre, cuando el objetivo de inflación es cercano al 2%).

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, dijo a AFP que el BCE actuó teniendo en cuenta "el interés general", con la voluntad de "estimular el crecimiento y el empleo".

Sin embargo, el debate sobre la competitividad de las economías europeas no cesa, y en su intervención, poco antes del anuncio hecho desde Fráncfort, Merkel dijo en Davos que "la decisión del BCE no debe desviarnos del camino" de las reformas necesarias. "Ahora es cuando hay que sanear y consolidar los presupuestos, ahora que los tipos de interés son muy bajos", añadió Merkel, refiriéndose al bajo rendimiento de la deuda de los países europeos, que les permite financiarse más barato. La compra de bonos por parte del BCE contribuirá a esa tendencia bajista de los intereses de la deuda pública en los 19 países de la Eurozona.

noticia
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, en la rueda de prensa tras la reunión del 22 de enero de 2015, en Fráncfort, donde anunció el plan de compra de activos para salvar la eurozona (AFP/AFP)

Merkel teme que algunos países se relajen y aflojen el ritmo de las reformas, por lo que insistió en que "no podemos librarnos de las reformas estructurales, no es posible". "Los ejemplos de España, Irlanda y Portugal, y en parte Grecia, demuestran que merece la pena hacer reformas, que se restablece el crecimiento", añadió la canciller, refiriéndose a los países que fueron sometidos a programas de rescate, soberanos para Dublín, Atenas y Lisboa, y bancario para Madrid.

- La competitividad, más allá del BCE -

Por su lado, el presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, advirtió de que más allá del BCE "tenemos que acelerar el ritmo para hacer nuestras economías más competitivas, y eso es algo que el BCE no puede hacer por nosotros".

En un panel celebrado por la mañana, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, consideró "positivo" el esperado anuncio del BCE, que podrá compensar el final de un programa similar el año pasado en Estados Unidos, aplicado por la Reserva Federal.

Ana Patricia Botín, presidenta del banco español Santander, el mayor de la Eurozona por capitalización, dijo que una expansión monetaria del BCE le parece "una buena cosa, que compensará en parte lo que la Fed no está haciendo", y aseveró que "los bancos están preparados para prestar" dinero. De paso, observó que países como México, Perú, Colombia, Chile o Brasil "se verán menos afectados" por la volatilidad que pueda crearse con el anuncio del BCE, pues globalmente tienen una situación mejor que hace 20 años.

Siguiendo la línea de Alemania, el país más opuesto a la expansión cuantitativa y principal promotor de la agenda reformista en Europa, otros dirigentes del norte del continente incidieron en esa necesidad de reformas.

El primer ministro finlandés, Alexander Stubb, argumentó que "hay que acabar con la ilusión de que el sector público puede liderar el crecimiento y el empleo", pues ése es el cometido principal del sector privado.

Después de casi cinco años de austeridad, el crecimiento es escaso y desigual en la Eurozona, y el desempleo sigue siendo alto (11,5% en noviembre), en particular en Grecia y España, donde continúa por encima del 20%.

A tres días de las legislativas en Grecia, donde podría ganar el partido antiausteridad Syriza, Stubb y el vicencanciller alemán Sigmar Gabriel insistieron en la necesidad de sacar a la Eurozona del atolladero para evitar la emergencia de movimientos "populistas" en el continente.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos