Desde Sídney (AFP)

Manifestación contra el cambio climático en Australia

Cerca de 20.000 personas pidieron el miércoles al gobierno en Sídney que tome medidas urgentes para luchar contra el cambio climático, en un momento en que la capital experimenta picos de contaminación relacionados con los incendios forestales.

Australia, fire, climate, health
Un manifestante exige acciones contra el cambio climático al gobierno australiano el 11 de diciembre de 2019 en Sídney - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Cerca de 20.000 personas pidieron el miércoles al gobierno en Sídney que tome medidas urgentes para luchar contra el cambio climático, en un momento en que la capital experimenta picos de contaminación relacionados con los incendios forestales.

Sídney ha estado envuelta durante semanas por una niebla de humo tóxico vinculado con cientos de incendios que asolaron el este de Australia.

La semana pasada, los hospitales de la ciudad más grande del país registraron un aumento del 25% en las admisiones de emergencia.

El martes, el humo activó alarmas de detectores de incendios a través de la megalópolis y hubo que evacuar los edificios.

Se cancelaron algunas conexiones de transbordadores y, durante los recreos, los alumnos fueron confinados en el interior.

Estos incendios devastadores pusieron en relieve la cuestión del cambio climático. Los científicos creen que este año fueron particularmente tempranos e intensos debido a una sequía prolongada y al calentamiento global.

La manifestación del miércoles reunió a unas 15.000 personas, según la policía, unas 20.000, según los organizadores. Muchos manifestantes expresaron su ira por el silencio del gobierno ante la crisis.



"El país está en llamas", explicó Samuel Wilkie, de 26 años, que participó por primera vez en una manifestación contra el calentamiento global. Según él, la respuesta de los políticos es "patética".

"Nuestro gobierno no hace nada al respecto", lamentó por su parte Zara Zoe, una paisajista de 29 años.

El primer ministro Scott Morrison, ferviente defensor de la industria minera australiana, no habló mucho sobre estos humos tóxicos, prefiriendo concentrarse en los municipios rurales afectados por las llamas.

El humo de los incendios forestales es una de las principales causas de la contaminación atmosférica en Australia.

Libera partículas finas que pueden alojarse profundamente en los pulmones y tener, a largo plazo, consecuencias "graves" para la salud, escribe en la web The Conversation (La Conversación) el científico Mick Meyer del CSIRO, un organismo de investigación científica financiado por el gobierno.

"En la mayoría de las personas, provoca síntomas leves", dijo Richard Broome, director del departamento de Sanidad. "Sin embargo, en las personas con asma, enfisema y angina de pecho puede desencadenar síntomas", añadió.

#Australia #Fire #Climate #Health


Te puede interesar



Quantcast