Desde Río de Janeiro (AFP)

Los regatistas olímpicos entran en calor en aguas de la bahía de Río

En medio de vientos traicioneros, fuertes corrientes y basura flotante, los mejores regatistas del mundo se batieron a duelo el sábado en la contaminada bahía de Guanabara, en un evento de prueba de vela para los Juegos Olímpicos Río de Janeiro-2016.

Oly, 2016, BRA, Vela
Unos barcos de vela compiten en una regata en la bahía de Guanabara de Río de Janeiro el 15 de agosto de 2015, en una prueba de prueba de cara a los Juegos Olímpicos de 2016 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

En medio de vientos traicioneros, fuertes corrientes y basura flotante, los mejores regatistas del mundo se batieron a duelo el sábado en la contaminada bahía de Guanabara, en un evento de prueba de vela para los Juegos Olímpicos Río de Janeiro-2016.

La prueba, que se extenderá hasta el 22 de agosto, cuenta con 339 regatistas de 52 países, en muchos casos los mismos deportistas que estarán presentes en Río el próximo año para competir por las medallas.

Embarcaciones Láser y windsurfistas fueron los primeros de las siete clases olímpicas en entrar en acción con sus vistosas velas de colores en la bahía dominada por el majestuoso Pan de Azúcar.

La vela a menudo se siente excluida de los Juegos Olímpicos de verano, en muchos casos cuando la ciudad anfitriona queda lejos del mar o no cuenta con la infraestructura para acoger las diferentes pruebas, como fue el caso en la cita de Londres-2012. Esta vez los regatistas estarán en el centro de atención y están encantados por ello.

noticia
Unos trabajadores retiran basura del canal Penha que desemboca directamente en la Bahía de Guanabara, en Río de Janeiro, el 5 de agosto de 2014 (AFP/AFP/Archivos)

"Es muy bueno para los deportes estar en el corazón de la ciudad olímpica, en muchos casos la vela por lo general estuvo un poco lejos", dijo el francés Jonathan Lobert, ganador del bronce olímpico en la clase Finn y quien consideró la bahía de Guanabara "como el mejor estadio de los Juegos" de Río.

Se probarán seis carreras, algunas en aguas protegidas y otras en aguas oceánicas, donde las olas serán un factor para tener en cuenta.

- Vientos, oleaje... y basura -

Además de la configuración de las trayectorias, los regatistas se han mostrado emocionados por los desafíos naturales y peculiares que plantea la bahía de Guanabara. "Es una bahía muy complicada, con grandes variaciones en la corriente y el viento", dijo la brasileña Fernanda Decnop.

Aunque se espera que los regatistas brasileños partan con ventaja por el conocimiento de las aguas, las corrientes y los vientos, varios deportistas de otras partes del mundo se han entrenado intensamente en Río para ponerse al día con esas circunstancias. "Creo que cada uno se encontrará con condiciones bastante difíciles", aseguró Decnop.

Un desafío menos bienvenido para los regatistas y los amantes del windsurf será la contaminación en Río de Janeiro, con grandes cantidades de aguas residuales sin tratar que desembocan directamente en el mar, que presentan potenciales riesgos para la salud.

La cantidad de aguas servidas y basura que se vierten todos los días en esta bahía enciende las alarmas sobre riesgos de enfermedades durante el torneo y los Juegos de 2016, que se celebrarán del 5 al 21 de agosto. La amenaza más inmediata proviene de la basura doméstica flotante en sus aguas.

"El problema más grande es golpear con algo", aseguró la española Marina López, miembro de una tripulación de un catamarán Nacra 17. "Ya pasó que alguien golpeó una bolsa de plástico o algo así. No puedes verla hasta que sientes el golpe", señaló.

"Específicamente nombramos a un miembro de nuestro equipo médico, un doctor entrenador en medicina tropical para que esté aquí", dijo Alistair Fox, responsable de eventos de la Federación Internacional de Vela. "La otra área con la que estamos muy preocupados es con los objetos en el agua que puedan afectar la carrera", añadió.

Un miembro de la federación seguirá todos los días la limpieza del agua con botes recolectores de basura, desde un helicóptero.

El gobierno de Río, que aceptó que no podrá cumplir la meta de limpiar el 80% de la bahía, y los organizadores de los Juegos Olímpicos han asegurado que la condición de las aguas es óptima.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos