Desde París (AFP)

Los parásitos intestinales también viajaron por la Ruta de la Seda

Los mercaderes que viajaban por la Ruta de la Seda entre China y el Mediterráneo llevaban consigo no solo oro, telas, especias y té, sino también enfermedades infecciosas y parásitos intestinales, reveló este viernes un grupo de investigadores.

historia, ciencia, China, medicina, salud
Palitos de higiene personal de 2.000 años de antigüedad, usados por mercaderes que hacían la Ruta de la Seda y hallados en la posada Xuanquanzhi, de Dunhuang, en el noroeste de China - AFP/Universidad de Cambridge/AFP
Anterior Siguiente

Los mercaderes que viajaban por la Ruta de la Seda entre China y el Mediterráneo llevaban consigo no solo oro, telas, especias y té, sino también enfermedades infecciosas y parásitos intestinales, reveló este viernes un grupo de investigadores.

Un examen cuidadoso de antiguos retretes en la vieja ruta reveló que hace 2.000 años los mercaderes transportaron estos gusanos a través de largas distancias, indicó un equipo de China y Gran Bretaña.

Los investigadores utilizaron microscopios para examinar excrementos preservados en el papel higiénico de la época, unos "palitos de higiene personal" hallados en la posada Xuanquanzhi de Dunhuang, en el noroeste de China.

El retrete fue fechado en el año 111 AC, durante la dinastía Han, y se siguió usando hasta el 109 de nuestra era, indicaron los expertos.

Siete palitos higiénicos contenían huevos de cuatro especies de parásitos: nematodos, tricocéfalos, céstodos y duela hepática china, precisa el estudio publicado en el Journal of Archaeological Sciences.

La duela, un parásito que causa dolor, diarrea, trastornos hepáticos y hasta cáncer de hígado, necesita un ambiente húmedo para sobrevivir, cuando en realidad la zona de Dunhuang es una región desértica muy árida.

"La duela hepática no puede haber sido endémica en esta región tan seca", indicó la universidad de Cambridge, que tomó parte en el estudio.



"De hecho, basándonos en la prevalencia de la duela hepática china, su región endémica más cercana al lugar del retrete de Dunhuang se encuentra a 1.500 kilómetros, y se trata de una especie frecuente en la provincia de Guandong, a unos 2.000 km de Dunhuang."

Xuanquanzhi era una escala habitual de mercaderes, exploradores, soldados y emisarios.

Los palitos higiénicos de madera con tela enroscada examinados en el estudio fueron hallados en excavaciones realizadas en Xuanquanzhi en 1992.

Durante mucho tiempo se supuso que la Ruta de la Seda había ayudado a diseminar la peste bubónica, la lepra, el carbunco y otras enfermedades infecciosas entre el Este de Asia, Oriente Medio y Europa, aunque las pruebas arqueológicas eran escasas.

"Haber hallado pruebas de estas especies (duela hepática) en el retrete indica que un viajero llegó al lugar procedente de una región húmeda de China, donde el parásito es endémico", indicó el coautor Piers Mitchell.

"Esto demuestra por primera vez que los viajeros de la Ruta de la Seda fueron responsables de la diseminación de enfermedades infecciosas a lo largo de esta ruta en el pasado", destacó.

La Ruta de la Seda, que lleva el nombre del principal producto que transitaba por ella, era una red interconexa de rutas comerciales que cruzaban Eurasia.

#Historia #Ciencia #China #Medicina #Salud


Te puede interesar


Quantcast