Desde Luxemburgo (AFP)

Los ministros europeos acuerdan las grandes líneas del presupuesto para la zona euro

Los ministros europeos acordaron en la madrugada del viernes las grandes líneas de un presupuesto para la zona euro, sobre el que todavía deben definir su monto y su modo de financiación.

UE, economía, presupuesto
El ministro de Finanzas de Italia, Giovanni Tria, dialoga con una consejera durante una reunión del Eurogrupo el 13 de junio de 2019 en Luxemburgo - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Los ministros europeos acordaron en la madrugada del viernes las grandes líneas de un presupuesto para la zona euro, sobre el que todavía deben definir su monto y su modo de financiación.

"Llegamos a un acuerdo sobre el presupuesto de la zona euro por primera vez. Por lo tanto, será una realidad", dijo a la AFP el ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, tras unas maratónicas discusiones con sus pares europeos en Luxemburgo.

Le Maire precisó que "aún queda por determinar el monto y su financiación: únicamente con recursos europeos o también con recursos nacionales propios", una cuestión que los líderes europeos deberán abordar en su cumbre la próxima semana.

Antes de la reunión, fuentes europeas habían evocado un monto de 17.000 millones de euros a repartir en siete años entre los 19 países del euro.

Los mandatarios ya habían encargado en diciembre a los ministros intentar llegar a un acuerdo sobre este "instrumento presupuestario para la convergencia y la competitividad", un embrión de presupuesto para los países del euro.

La cuestión dividía no obstante a los países del Sur, partidarios de una mayor solidaridad, y a los del Norte, liderados por Países Bajos, que abogaban por una mayor disciplina presupuestaria.

El acuerdo establece que el instrumento funcionará como una combinación de financiación para reformas estructurales y proyectos de inversión pública.

Los países deberán presentar programas que "combinen ambos", explicó una fuente del ministerio de Economía francés.

Los ministros europeos también acordaron en su reunión modificar el tratado sobre el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), creado en 2012 en plena crisis de la deuda para ayudar a los países en dificultades.

La reforma acordada le concede las prerrogativas de convertirse en una especie de prestamista de último recurso para los bancos europeos que enfrenten dificultades.



Te puede interesar