Desde Besanzón (Francia) (AFP)

La geolocalización mina la defensa de Zepeda en juicio por asesinato en Francia

Los datos de geolocalización y del celular socavaron este viernes la defensa del chileno Nicolás Zepeda durante el juicio en Francia por el asesinato de su exnovia Narumi Kurosaki, al mostrar que usurpó las redes sociales de la estudiante japonesa.

procès, homicide, femmes, Chili, Japon, procès, homicide, femmes, Chili, Japon, procès, homicide, femmes
- AFP/
Anterior Siguiente

Los datos de geolocalización y del celular socavaron este viernes la defensa del chileno Nicolás Zepeda durante el juicio en Francia por el asesinato de su exnovia Narumi Kurosaki, al mostrar que usurpó las redes sociales de la estudiante japonesa.

El 6 de diciembre de 2016 hacía ya dos días que nadie había visto a la joven, pero "una persona se conectó a la cuenta facebook de Narumi y compró un billete de tren con su tarjeta", explicó el comandante de policía Christophe Touris.

"El celular de Nicolás Zepeda está localizado en el mismo lugar", un centro comercial de Dijon, agregó el responsable policial durante el cuarto día del juicio celebrado ante un tribunal de Besanzón (este de Francia).

Touris presentó el conjunto de elementos de telefonía y geolocalización antes y después de la desaparición de Kurosaki en Besanzón.

El investigador explicó que, a partir del 6 de diciembre, las cuentas de la japonesa se activan desde las mismas direcciones IP que las de Zepeda en el mismo momento: en Dijon, en España y, por última vez, el 13 de diciembre en Chile.

"Todo esto no es por casualidad. Son elementos materiales objetivos, que determinan la participación activa de Nicolás Zepeda en la desaparición de Narumi", subrayó.

El chileno se habría hecho pasar por su exnovia tras su desaparición enviando a los allegados de la joven mensajes a través de las redes sociales para fingir que ella estaba bien y de viaje en Lyon (este de Francia).

Este ingeniero comercial de 31 años también habría vigilado a Kurosaki antes de su desaparición, espiando sus redes sociales los meses previos.

"Usted la observa, espía sus cuentas, está celoso", le dijo la víspera el fiscal, Étienne Manteaux, en un largo y duro interrogatorio al acusado, que mostró por primera vez signos de irritación desde el inicio del juicio.

El joven, en prisión en Francia desde su extradición desde Chile a mediados de 2020, está acusado de haber matado a Narumi Kurosaki en Besanzón y de haberse deshecho del cuerpo, que no se halló, antes de huir a Chile.

El proceso se prolongará hasta el 12 de abril.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos