Desde La Rochelle (Francia) (AFP)

La gendarmería francesa cuida de que no se roben las ostras de Navidad

En lanchas rápidas, en kayak, a pie o en helicóptero, la gendarmería francesa ha puesto un dispositivo para impedir los robos de ostras en la rica costa atlántica, logrando que caigan de las 70 toneladas que los ladrones se llevaron en 2011 a unas doce este año.

Francia, gastronomía, pesca, ostras, robos
La ministra de Ecología de Francia, Segolene Royal come ostras el 4 de diciembre de 2014 en Saint-Benoît-des-Ondes, Francia durante una visita al Mont-Saint-Michel - AFP/AFP
Anterior Siguiente

En lanchas rápidas, en kayak, a pie o en helicóptero, la gendarmería francesa ha puesto un dispositivo para impedir los robos de ostras en la rica costa atlántica, logrando que caigan de las 70 toneladas que los ladrones se llevaron en 2011 a unas doce este año.

Con la alta mortalidad de las ostras jóvenes en los últimos años, este molusco se ha convertido en un bien escaso.

En cinco años, ha subido de precio un 50%, aguzando todavía más el deseo de los amigos de lo ajeno, en particular en la cuenca de Marennes-Oléron, en el Atlántico, la más importante de Europa, donde las ostras tienen denominación de origen.

En la época navideña, un periodo vital para los ostricultores, las ostras se convierten en un bien apreciado tanto por los gastrónomos como por los ladrones, aunque los gendarmes tratan de complicarles las cosas a estos últimos.

"Desde 2011, las ostras son nuestra prioridad", explica a la AFP Frédéric Taymont, comandante de la comunidad de brigadas náuticas de La Rochelle y Royan. "Vivimos todos los años con ellas. No hay un periodo en el que no las vigilemos", dice.

Sobre todo, en el sector de Marennes-Oléron, donde se producen entre el 70 y el 80% de los robos", asegura, aunque tampoco abandonan los 470 kilómetros de costas del departamento donde hay criaderos, como la bahía de Aiguillon o la isla de Ré, dice Taymont.

- Vigilancia en kayak -

Desde 2011, el volumen de moluscos robados ha pasado de 69 toneladas el primer año, a 18 toneladas en 2012, 10 toneladas en 2013 y 2014 concluirá con una docena de toneladas robadas.



Los gendarmes explican estos resultados por el dispositivo que no para de mejorar. "Solo somos una docena en el seno de la comunidad de brigadas, pero disponemos de un material adaptado a todas las necesidades: lanchas rápidas, barcos neumáticos, una barcazas granja de ostras y cuatro kayaks marítimos para las llegadas furtivas", explica Taymont.

También cuentan con helicópteros en la vigilancia marítima y en tierra, que se realiza tanto de día como de noche.

- Del criadero al plato -

Junto a las patrullas, los gendarmes cuentan desde 2013 con refuerzos del fisco, agentes de la represión de fraudes e incluso de la inspección del trabajo, con lo que se hace un seguimiento de las ostras desde su nacimiento hasta el plato de los comensales.

"Participamos en todos los niveles de la cadena, desde la compra de las copelas en las que se fijan los nacimientos hasta los restaurantes o los mercados. En cada momento, controlamos la contabilidad", dice el oficial.

Los militares también cuentan con el apoyo del Comité Regional de la Conchicultura (CRC), que ha puesto en marcha un dispositivo interno como el que existe entre los pequeños comerciantes. Cuando un ostricultor constata una robo o una actividad sospechosa, lo comunica inmediatamente al CRC que alerta también a todos los profesionales y las fuerzas de seguridad implicados en la vigilancia.

Pero el dispositivo ha tenido que evolucionar para adaptarse a las nuevas técnicas de los ladrones. "Hasta el momento, los robos tenían lugar con la marea baja, pero hemos constatado recientemente que la gente aprovecha la marea baja para desatar los bolsones y después vuelven con la marea alta para recuperarlos", dice Taymont.

Internet se ha convertido también en un aliado de los ladrones. Los gendarmes acaban de descubrir en un portal de venta de particulares un anuncio que propone ostras "directamente de los productores" a precios imbatibles pero de vendedores situados a más de 50 km del mar...

#Francia #Gastronomía #Pesca #Ostras #Robos


Te puede interesar



Quantcast