Desde El Cairo (AFP)

Exasperación en Egipto por la escasez, la inflación y la falta de divisas

La escasez de productos básicos como el azúcar, los precios exorbitantes o la falta de divisas extranjeras están exasperando a los egipcios, una situación que podría agravarse con las nuevas reformas económicas.

Egipto, economía, política
Ciudadanos egipcios compran azúcar directamente a un camión en El Cairo el 26 de octubre de 2016, mientras el país sufre de escasez de alimentos básicos como, precisamente, el azúcar - AFP/AFP
Anterior Siguiente

La escasez de productos básicos como el azúcar, los precios exorbitantes o la falta de divisas extranjeras están exasperando a los egipcios, una situación que podría agravarse con las nuevas reformas económicas.

Antes del azúcar ya habían empezado a escasear en el país, el más poblado de Oriente Medio, productos básicos como el arroz, el aceite de cocina, la leche infantil o los medicamentos.

Para hacer frente al problema, las autoridades decidieron la semana pasada requisar miles de toneladas de azúcar en las fábricas de pasteles y de repostería de El Cairo, para venderlas luego a bajo precio a la población.

En internet un conductor de tuk-tuk (un triciclo motorizado) se ha convertido en portavoz de la exasperación con sus palabras en un vídeo visto miles de veces.

noticia
Egipcios compran azúcar de un camión en El Cairo este 26 de octubre de 2016. El país sufre una fuerte crisis económica que se traduce en una elevada inflación, escasez de productos básicos y reformas por venir temidas por la población (AFP/AFP)

En la calle la gente también está frustrada, como los clientes que esperan en una panadería del barrio de Maadi, en el Cairo.

El presidente egipcio, Abdel Fattah al Sisi "tendría que ayudarnos y no lo ha hecho" dice Um Mahmud, una mujer de la limpieza. "Voté por él, ordena proyectos pero para nosotros nada", lamenta en referencia a las recientes obras para ampliar el Canal de Suez.

El gobierno está preocupado por la posibilidad de grandes manifestaciones de protesta en un país con un 27,8% de su población viviendo bajo el umbral de la pobreza y con una inflación del 14%.

Sin embargo la represión que han ejercido hasta ahora las autoridades hace poco probable un movimiento de protesta. Además muchos egipcios están cansados de la inestabilidad, que ha alejado a turistas e inversores del país.

El presidente Sisi ya ha advertido que pondrá en marcha las reformas económicas aplazadas durante años. "Las reformas son difíciles pero inevitables", dijo el 15 de octubre.

Entre ellas, nuevos recortes de las subvenciones públicas a la electricidad o la gasolina, que representan el 7,9% del total de los gastos del gobierno.

- Préstamo del FMI -

En agosto, el Parlamento adoptó un impuesto sobre el valor añadido (IVA) del 13% para el año fiscal 2016-2017 y que sustituye una tasa anterior del 10%.

Estas medidas forman parte de las condiciones del Fondo Monetario internacional (FMI) a cambio de un préstamo de 12.000 millones de dólares repartido en tres años.

"En los últimos tiempos el gobierno intenta obtener un préstamo del FMI y lograr un nivel de financiación decente", explica a AFP Mohamed Abu Basha, un economista del banco de inversión EFG Hermes.

En los últimos años Egipto ha visto caer sus reservas de dólares. En septiembre eran de 19.600 millones, un 50% menos que en 2011, antes de la revolución que provocó la caída del presidente Hosni Mubarak.

Gran parte de estas reservas han servido para sostener la libra egipcia, en un país donde muchos productos de primera necesidad, como el trigo, son importados.

Los inversores y las instituciones internacionales piden desde hace años medidas de ajuste como la reducción de subvenciones, a pesar de su impacto social.

Al mismo tiempo medidas como requisar bienes o las acusaciones del gobierno a las empresas de acaparar "preocupan a la comunidad de inversores", explica Menna Shams El Din, responsable de Edita Food Industries, propietaria de una de las fábricas donde fue requisado el azúcar.

"La gestión de la crisis del azúcar es muy preocupante para los inversores", dice por su parte Ziad Bahaa Eldin, economista y ex vice primer ministro del gobierno de transición tras la destitución del presidente islamista Mohamed Mursi.

Según él, el gobierno no tiene en cuenta que el aumento del azúcar también se debe a la situación del mercado mundial y a los nuevos aranceles.

Igual que otros economistas, Bahaa Eldin no cree que haya manifestaciones masivas en las calles el próximo 11 de noviembre, a pesar de una llamamiento anónimo lanzado en las redes sociales.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos