Desde Washington (AFP)

En EEUU 66 clínicas han dejado de practicar abortos desde junio

Sesenta y seis clínicas han dejado de realizar interrupciones de embarazo en Estados Unidos desde la decisión de la Corte Suprema de no garantizar más el derecho de las mujeres al aborto, señala un estudio publicado en línea este jueves.

USA, avortement, justice, femmes, santé
La clínica Jackson Women's Health Organization, en el corazón de la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de prohibir el aborto, el 5 de abril de 2018 en Jackson, Misisipi - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Sesenta y seis clínicas han dejado de realizar interrupciones de embarazo en Estados Unidos desde la decisión de la corte Suprema de no garantizar más el derecho de las mujeres al aborto, señala un estudio publicado en línea este jueves.

En los 100 días posteriores al histórico fallo, 13 estados prohibieron por completo los abortos en su territorio y otros dos, Wisconsin y Georgia, lo han restringido severamente, según este informe del Instituto Guttmacher.

En esos 15 estados, en los que 79 clínicas practicaban interrupciones voluntarias del embarazo antes del cambio radical de la Corte, 26 han cerrado por completo, incluida la que está en el centro de la decisión del máximo tribunal, apodada "la casa rosada", en Misisipi.

Cuarenta clínicas han dejado de realizar abortos mientras continúan brindando otros cuidados, dice este instituto, que hace campaña por el acceso a la anticoncepción y el aborto en todo el mundo.

Las 13 instalaciones que continúan llevando a cabo abortos están ubicadas en Georgia, donde sigue siendo legal interrumpir un embarazo pero solo dentro de las primeras seis semanas.

En 2020 se habían practicado más de 125.000 abortos en los 14 estados que ya no tenían clínicas (entre ellos Texas, Misuri, Luisiana o Arizona) y más de 41.000 en Georgia.

Alrededor de 22 millones de mujeres en edad fértil viven en estos estados, el 29% del total de las estadounidenses pertenecientes a este grupo de edad.

A partir de ahora, sus habitantes "deben ir a otro estado a abortar (con los gastos directos e indirectos de transporte, cuidado de los hijos y falta de empleo), abortar por su cuenta o continuar con el embarazo", subrayan los autores del estudio.

El cierre de estos establecimientos pesa sobre otros estados, donde las clínicas que realizan abortos están "inundadas" de solicitudes y "al límite de sus capacidades", generando mayores demoras para las pacientes.

La situación "seguirá deteriorándose", prevé el Instituto Guttmacher.

Otros estados, como Indiana, Ohio o Carolina del Sur, han adoptado leyes que prohíben los abortos que han sido bloqueadas en los tribunales pero que pronto podrían entrar en vigor.

En total, 26 de los 50 estados del país deberían prohibir por completo el procedimiento en su territorio o reducirlo en gran medida, según esta investigación.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos