Desde Washington (AFP)

El Congreso de EEUU se dispone a votar nuevo plan de ayuda a la economía

El Congreso de Estados Unidos se dispone a votar este lunes un nuevo plan de apoyo para los hogares y las empresas por unos 900.000 millones de dólares y juzgado como esencial para enderezar el rumbo de la primera economía mundial, fuertemente golpeada por la pandemia.

EEUU, pandemia, economía, política
Tras meses de bloqueo, demócratas y republicanos anunciaron el domingo que habían llegado a un acuerdo de principio sobre un paquete de medidas que comprendía cheques para las familias más debilitadas por la crisis, ayudas a las pequeñas empresas y las escuelas, así como prestaciones por desempleo - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

El Congreso de Estados Unidos se dispone a votar este lunes un nuevo plan de apoyo para los hogares y las empresas por unos 900.000 millones de dólares y juzgado como esencial para enderezar el rumbo de la primera economía mundial, fuertemente golpeada por la pandemia.

Tras meses de bloqueo, demócratas y republicanos anunciaron el domingo que habían llegado a un acuerdo de principio sobre un paquete de medidas que comprendía cheques para las familias más debilitadas por la crisis, ayudas a las pequeñas empresas y las escuelas, así como prestaciones por desempleo suplementarias de 300 dólares por semana o una partida para la distribución equitativa de vacunas contra el coronavirus.

Los legisladores estadounidenses deben finalizar imperativamente el acuerdo y aprobarlo este lunes, en momentos en que la amenaza de un cierre del gobierno federal, o "shutdown", no está del todo excluida.

El Congreso decidió igualmente prolongar durante 24 horas, hasta el lunes a medianoche, la legislación que permite el financiamiento del gobierno federal a corto plazo, por lo que los parlamentarios deberán llegar también a un acuerdo sobre la nueva ley de finanzas.

noticia
EEUU: un plan de estímulo de casi 900.000 millones de USD (AFP/AFP)

- Cheques desde la próxima semana -

Antes incluso de la votación de las medidas de ayuda urgente a la economía, el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, aseguró el lunes que los cheques de 600 dólares por adulto y por niño destinados a las familias con mayores dificultades comenzarán a enviarse desde el comienzo de la próxima semana.

Mnuchin celebró igualmente esta ayuda que llega "justo a tiempo para las vacaciones" de fin de año, en declaraciones a la cadena CNBC.

"La gente verá este dinero desde el comienzo de la semana próxima. Será muy rápido", añadió el miembro del gabinete de Donald Trump.

Estas ayudas directas tienen como objetivo sostener el consumo de los hogares y, como consecuencia, el crecimiento. Para las familias con mayores problemas económicos, también habrá para pagar los alquileres.

La primera economía del mundo cayó en una profunda recesión en primavera boreal, la peor desde los años 1930, debido al parón de la actividad para luchar contra la irrupción del nuevo coronavirus.

Del día a la mañana, millones de estadounidenses se encontraron sin empleo.

La retomada sostenida en el verano boreal aportó un cierto optimismo antes de que la segunda gran ola de la pandemia detuviera de nuevo la creación de empleo y la actividad en otoño.

Los legisladores solo disponen ahora de algunas horas para examinar los centenares de páginas del texto.

Pero, tras meses de bloqueo y de debate mientras la coyuntura económica seguía degradándose, se espera que las dos cámaras aprueben las medidas de gastos el lunes para presentárselas después al presidente Trump para que las firme.

"Como dijo el presidente electo Joe Biden, es un primer paso, y deberemos hacer más", afirmó el lunes Nancy Pelosi, la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, al subrayar en particular la necesidad de más ayudas para la compra de vacunas.

Este plan, que comprende también un auxilio a la vivienda para evitar desahucios, debería impedir que caigan en la pobreza millones de personas que iban a perder sus ayudas el día después de Navidad.

El primer paquete, que alcanzó la cantidad gigantesca de 2,2 billones de dólares, fue votado en urgencia a finales de marzo, en plena irrupción de la pandemia de covid-19.

Aquellas ayudas comprendían prestaciones por desempleo excepcionales de 600 dólares por semana y el envío de un cheque de 1.200 dólares por adulto.

Desde el verano boreal, demócratas y republicanos se encontraban en un callejón sin salida, enfrentados sobre la cantidad total del nuevo plan de urgencia: mientras que los primeros exigían un paquete equivalente al de marzo, los segundos pretendían limitarlo a un máximo de 1 billón de dólares.

Los demócratas reclamaban también cheques equivalentes a los enviados en primavera.

El nuevo plan comprende, como el anterior, ayudas a las empresas y un programa de préstamos para las pequeñas compañías.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ya había avisado la semana pasada que muchas pequeñas empresas podrían quebrar en caso de no recibir nuevos auxilios.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos