Desde Bruselas (AFP)

Crisis por los submarinos es señal de alerta para la UE, advierten diplomáticos

La tempestad diplomática entre Francia, Australia y Estados Unidos por la crisis de los submarinos es una "señal de alerta" para la UE, bloque que precisa reforzar su unidad y autonomía, advirtieron este martes ministros de asuntos europeos.

UE, diplomacia, defensa, Francia, Australia
El ministro de Asuntos europeos de Alemania, Michael Roth, el 21 de septiembre de 2021 en una reunión en Bruselas - AFP/AFP
Anterior Siguiente

La tempestad diplomática entre Francia, Australia y Estados Unidos por la crisis de los submarinos es una "señal de alerta" para la UE, bloque que precisa reforzar su unidad y autonomía, advirtieron este martes ministros de asuntos europeos.

"Entiendo muy bien la decepción de nuestros aliados franceses. Es una señal de alerta para todos nosotros en la Unión Europea", dijo en Bruselas el ministro alemán de Asuntos Europeos, Michael Roth.

El ministro añadió que los Estados del bloque europeo "debemos preguntarnos cómo fortalecer nuestra soberanía; debemos preguntarnos cómo podemos mostrar más unidad en cuestiones de política exterior y seguridad".

Roth formuló estas declaraciones al llegar a una reunión de Ministros de Asuntos Europeos en Bruselas. La crisis surgida, en particular entre Francia y Australia, no estaba originalmente en la agenda del encuentro de ministros de asuntos europeos, pero a la llegada de éstos a la sede de las reuniones se tornó evidente que el asunto era prioritario.

noticia
Esquemas y datos del submarino de ataque que Francia propuso a Australia y dos tipos de submarinos de ataque, estadounidense y británico, a propulsión nuclear (AFP/AFP)

"Es un problema europeo", dijo el ministro francés para el bloque, Clement Beaune.

"Pienso que debemos, sin agresividad y sin contrariar nuestros aliados, ser más soberanos, más autónomos, más capaces de defender nuestros intereses, y pensar por nosotros mismos. Lo hemos visto en la crisis en Afganistán y lo vemos en esta crisis", añadió.

Beaune aplaudió el "apoyo total" que los países de la UE expresaron por Francia, y advirtió que su gobierno no estaba exagerando la gravedad del caso.

"Yo no creo que Francia está sobreactuando y no pienso que Francia deba hacerlo, pero cuando una situación está equivocada, pienso que es nuestra responsabilidad decirlo muy claramente", apuntó.

Por su parte, el ministro sueco de Asuntos Europeos, Hand Dahlgren, señaló que los países europeos "debemos estar abiertos al mundo, claramente, pero también defender nuestros intereses estratégicos. Aunque no podremos hacerlo cerrándonos sobre nosotros mismos".

- Reacción airada -

Toda la UE reaccionó sin ocultar su indignación ante el anuncio de una alianza militar que une a Estados Unidos, el Reino Unido y Australia, sin que Bruselas haya siquiera sido informada oportunamente de ese acuerdo.

Como consecuencia de ese acuerdo, Australia rompió un multimillonario contrato con Francia para la compra de submarinos para optar por navíos estadounidenses de propulsión nuclear

En medio de este temporal diplomático, la Comisión Europea analiza el impacto que tendrá en el programado primer encuentro de una comisión de la UE y Estados Unidos sobre Tecnología y Comercio, previsto para la próxima semana.

"Estamos analizando el impacto del anuncio [sobre la alianza en la zona indopacífico entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos, AUKUS) sobre esa agenda", informó la Comisión en un escueto comunicado en referencia a esa reunión.

Una fuente diplomática que pidió anonimato dijo a AFP que la delegación de Francia ante la UE había sondeado la idea de postergar esa reunión, aunque parece no haber encontrado el esperado apoyo, en particular entre los países bálticos.

En la víspera, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, había dicho a la red CNN que el tratamiento reservado a Francia en ese episodio era "inaceptable".

La retirada de Estados Unidos de Afganistán, que fue negociada directamente por Washington con los talibanes, marcó la primera quiebra evidente en las relaciones transatlánticas, y el anuncio de la nueva alianza militar AUKUS estalló con la fuerza de una crisis de primer nivel.

El anuncio sobre esa alianza militar se conoció exactamente un día antes de la fecha prevista por la UE para presentar su nueva estrategia para la región del Indo-Pacífico.

Fue precisamente en la presentación de esa nueva estrategia que el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, admitió que la UE no había sido ni consultada ni informada sobre la alianza militar hilvanada por los tres países.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos