Desde Belgrado (AFP)

Con ayuda de China, Serbia lidera la vacunación contra el covid en Europa

Bajo la cúpula del recinto ferial de Belgrado, docenas de enfermeras con trajes de protección administran la vacuna contra el covid-19 tanto a jóvenes como a mayores, con tanta eficacia que han convertido a Serbia en líder de vacunación en la Europa continental.

Serbia, China, UE, epidemia, diplomacia, salud, virus
Un hombre recibe la vacuna china contra el COVID-19 Sinopharm en el recinto ferial de Belgrado, Serbia, el 4 de febrero de 2021 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Bajo la cúpula del recinto ferial de Belgrado, docenas de enfermeras con trajes de protección administran la vacuna contra el covid-19 tanto a jóvenes como a mayores, con tanta eficacia que han convertido a Serbia en líder de vacunación en la Europa continental.

El pequeño país de los Balcanes ha vacunado a más de 450.000 de sus siete millones de habitantes en casi dos semanas, un ritmo superior al del resto de los países de Europa con excepción del Reino Unido, según informa la publicación científica Our World in Data (Nuestro Mundo en Cifras).

Una diferencia fundamental es que la vacunación se realiza con el fármaco del gigante chino Sinopharm.

Mientras la campaña de la Unión Europea se ha visto afectada por retrasos y polémicas, Serbia, que no forma parte del bloque, va más rápido ya que ha realizado acuerdos con los productores chinos y rusos.

noticia
Dos personas llegan al recinto ferial de Belgrado para recibir la vacuna china de Sinopharm, en Serbia, el 4 de febrero de 2021 (AFP/AFP)

Cuando reservan una cita, los serbios pueden decidir qué vacuna prefieren entre las tres opciones: la de Pfizer/BioNtech, Sputnik V y la de Sinopharm.

No obstante, la más popular es la china, de la que Serbia recibió un millón de dosis a mediados de enero y con ella se inició la campaña de vacunación.

El presidente serbio, Aleksandar Vucic, un líder populista que no pierde ocasión de presentarse como el héroe de la crisis, se vanagloria de que el éxito de la campaña se debe a sus amistades personales y a la diplomacia.

"Escribí a Xi Jinping en octubre, y el precio fue reducido drásticamente", dijo Vucic a la prensa local al hablar del "buen acuerdo" que alcanzó con la contraparte china para la vacuna de Sinopharm.

"Cuando vean el precio, algún día erigirán un monumento en mi honor", agregó.

- "Salvar a Serbia" -

Los pacientes que llegan al centro de vacunación en la capital son sometidos a un rápido chequeo antes de ser enviados --basta con seguir las flechas rojas marcadas en el piso-- a la zona de inscripción, donde una vez cumplido este trámite, pasan a las cabinas donde se administran las vacunas.

Sin contar la corta espera para verificar que no haya reacciones, los vacunados pueden realizar todo el trámite en 15 minutos.

En un país conocido sobre todo por su burocracia paralizante, muchos se han sorprendido del funcionamiento de la campaña de vacunación.

"Todo el mundo sabía exactamente lo que tenía que hacer, había suficiente personal, todos muy amables", dice a la AFP Snezana Krivokapic, directora de comunicación de 38 años, tras recibir la inyección.

Además de la vacuna china, el país balcánico también ha importado más de 30.000 dosis de la vacuna de Pfizer/BioNtech y 40.000 de la rusa Sputnik V.

Vucic anunció recientemente que los "amigos" de Serbia enviarán otro millón de dosis antes de marzo, sin ofrecer más detalles.

Un tabloide progubernamental lo resumió en un titular: "Vucic, Putin y Xi están salvando a Serbia".

Mientras se afianza este discurso, la UE es acusada de abandonar a los vecinos de los Balcanes en la carrera por la vacuna.

Sin contar Albania, Serbia es el único país de la región que ha empezado la campaña de vacunación gracias a sus propios acuerdos con compañías farmacéuticas.

En otras partes de la región, los gobiernos quedaron excluidos de la puesta en marcha de la campaña de vacunación que lanzó la UE en diciembre y todavía esperan dosis prometidas a través del mecanismo COVAX, una iniciativa para ayudar a los países más pobres.

- Salto de Pekín -

China también cosechó un importante éxito allí donde la UE fracasó al inicio de la pandemia, cuando Serbia publicitó a los cuatro vientos un rápido suministro de mascarillas y otros equipos procedentes del gigante asiático mientras apenas se hizo eco de una ayuda similar de la UE.

Pekín y Belgrado han registrado un acercamiento progresivo en los últimos años, que ha hecho de Serbia un importante puntal de los proyectos económicos y de su influencia china en Europa.

Belgrado también ha contraído una importante deuda con Pekín para mejorar sus infraestructuras.

El analista serbio Stefan Vladisavljev se pregunta qué habrá ofrecido el gobierno serbio a cambio de las vacunas.

"Dada la naturaleza de su cooperación en la última década... podemos concluir que Serbia debe de haber utilizado las matemáticas para asegurarse este suministro", dice a la AFP.

Por su parte, Pekín también está motivado por "posicionarse como un líder mundial en lucha contra el covid-19", agrega.

En la UE, la vecina Hungría es el único Estado miembro que ha roto filas y ha aprobado las vacunas china y rusa, y habría pedido cinco millones de dosis a Sinopharm.

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, alabó el "ejemplo inspirador" de Serbia y declaró al país un "laboratorio" para ver cómo funciona la vacuna de Sinopharm.

Sinopharm asegura que su vacuna, que ha recibido el nombre de Velo y utiliza un virus inactivado, tiene un 79% de eficacia, aunque los escépticos occidentales critican la falta de transparencia y datos de los ensayos clínicos.

Dragana Milosevic, una doctora serbia que ayuda en la campaña de vacunación en el recinto ferial, dice que la han administrado a 2.000 personas al día sin incidentes.

"No ha habido ningún efecto secundario", asegura.




Te puede interesar


Este sitio usa imágenes de Depositphotos