Desde Buenos Aires (AFP)

Argentina se propone estabilizar mercado cambiario y cumplir meta fiscal

El flamante ministro de Hacienda de Argentina, Hernán Lacunza, se comprometió a estabilizar el mercado cambiario y cumplir la meta fiscal acordada con el Fondo Monetario Internacional, en una rueda de prensa este martes tras asumir el cargo.

Argentina, divisas, política, elecciones
El flamante ministro de Hacienda de Argentina, Hernán Lacunza, durante una rueda de prensa en Buenos Aires, el 20 de agosto de 2019 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El flamante ministro de Hacienda de Argentina, Hernán Lacunza, se comprometió a estabilizar el mercado cambiario y cumplir la meta fiscal acordada con el Fondo Monetario Internacional, en una rueda de prensa este martes tras asumir el cargo.

El objetivo será "garantizar el tipo de cambio como objetivo de primer orden en este proceso electoral", dijo el ministro luego de que la semana pasada la moneda se depreciara 20%.

"Garantizaremos el cumplimiento de las metas fiscales", en medio de los temblores del mercado tras el revés electoral del presidente Mauricio Macri en las primarias del 11 de agosto, aseguró.

Lacunza asumió este martes en reemplazo del renunciante Nicolás Dujovne, quien ocupó el ministerio desde enero de 2017 y fue el principal impulsor del acuerdo con el FMI que prevé un fuerte ajuste para llegar al equilibrio fiscal a cambio de un préstamo récord de 56.000 millones de dólares.

"El tipo de cambio está largamente por encima de su valor de equilibrio", afirmó Lacunza al referirse a la depreciación del peso que el viernes pasado cerró en 58,12 por dólar.

"Permitir mayor volatilidad solo agregaría incertidumbre y presión inflacionaria", agregó.

Tras los anuncios, la moneda argentina cotiza 58,88 pesos por dólar casi una hora después de la apertura de los mercados, con una depreciación de 1,29%.

El lunes fue feriado en Argentina y no hubo actividad en los mercados de cambios ni bursátil. Pero se derrumbaron las acciones del país en Nueva York y el riesgo país medido por el JP Morgan superó los 1.800 puntos.

El FMI anunció este martes que "pronto" una misión visitará Argentina. "Estamos en diálogo continuo con las autoridades mientras trabajan en sus planes de políticas para abordar la difícil situación que enfrenta el país", dijo su vocero, Gerry Rice.

Lacunza era hasta el viernes ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, que gobierna la oficialista María Eugenia Vidal. Entre 2005 y 2010, durante los mandatos de Néstor y Cristina Kirchner, fue gerente del Banco Central.

- "Legado robusto" -

"Tenemos sobrados argumentos para salir adelante, garantizar la tranquilidad de los argentinos y legar al próximo mandato (que se inicia el 10 de diciembre) una plataforma consistente y robusta para recuperar el crecimiento", dijo el ministro.

Poco después, el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, ratificó la meta de estabilidad en el mercado cambiario para evitar una profundización de la inflación (25% hasta julio), justo cuando comenzaba a mostrar una desaceleración.

"El salto reciente en el tipo de cambio está teniendo impacto negativo en los precios. La inflación subirá lamentablemente en septiembre y octubre", adelantó Sandleris.

El presidente de la autoridad monetaria resaltó que "hay un amplio consenso de que el tipo de cambio es ahora muy competitivo. El Banco Central continuará utilizando una política monetaria restrictiva".

Además, aseguró que las reservas internacionales están disponibles para moderar el tipo de cambio y garantizar la estabilidad del sistema financiero.

- Liquidez suficiente -

En un mensaje para tranquilizar ahorristas que recuerdan la crisis de 2001 y el 'corralito' que congeló los ahorros de los argentinos, el funcionario aseguró que los bancos "tienen la liquidez suficiente para entregar sus depósitos a quienes lo requieran".

Argentina celebrará elecciones presidenciales el próximo 27 de octubre con el peronista de centro-izquierda Alberto Fernández como favorito, tras las primarias en las que obtuvo 47% de los votos.

Al final de la semana pasada, ante el derrumbe de la moneda y la esperada disparada de la inflación, Macri anunció unos moderados beneficios salariales y reducción del impuesto a la renta.

También decidió el congelamiento del precio de los combustibles sin acuerdo de las petroleras, y eliminó por cuatro meses el impuesto al valor agregado (IVA) a los alimentos básicos, a dos meses y medio de los comicios en los que buscará la reelección.

Esta última medida que busca aliviar el bolsillo de los argentinos, golpeados por la crisis económica, es resistida por los gobernadores ya que afectan directamente la recaudación que el gobierno federal reparte con las provincias.

Argentina se encuentra en recesión desde 2018, con un índice de pobreza de 32% y de desempleo en 10,1%. La inflación anualizada de 55% es de las más altas del mundo.




Te puede interesar