Desde La Paz (AFP)

Arce apela a recetas de Morales en busca de superar recesión en Bolivia

Un mes después de asumir el poder, el presidente izquierdista Luis Arce busca sacar a Bolivia de la recesión usando viejas recetas de su mentor, el exmandatario Evo Morales.

Bolivia, economía, política
El presidente de Bolivia, Luis Arce, presta juramento ante la Asamblea Legislativa Plurinacional, en La Paz, el 8 de noviembre de 2020 - AFP/ABI/AFP
Anterior Siguiente

Un mes después de asumir el poder, el presidente izquierdista Luis Arce busca sacar a Bolivia de la recesión usando viejas recetas de su mentor, el exmandatario Evo Morales.

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, prometió retomar la senda de Morales, con una activa participación estatal en la economía.

"Nosotros vamos a reconstruir el modelo económico (...), que es un modelo basado en la actividad productiva del país, rescatando lo comunitario, vamos a reactivar y mejorar la inversión pública (...), retomar los proyectos de industrialización", expresó Montenegro.

El gobierno de Arce comenzó a pagar hace pocos días el "Bono contra el Hambre", su primera acción para tratar de revertir la compleja situación de muchas familias bolivianas.

Durante la campaña, Arce había prometido el pago por única vez de este bono de 1.000 bolivianos, unos 144 dólares, el doble del otorgado por el gobierno de la expresidenta interina Jeanine Áñez en medio de la pandemia de coronavirus, como mecanismo para reactivar la demanda interna.

El "Bono contra el Hambre" llegará a unos cuatro millones de bolivianos e inyectará en la economía unos 587 millones de dólares hasta marzo de 2021.

- Diagnóstico -

El presidente Luis Arce presentó el lunes un panorama económico desolador.

"Enfrentamos un déficit fiscal muy profundo, ni siquiera visto en tiempos de hiperinflación en los años 80", afirmó el gobernante, aludiendo al dramático periodo de 11.000% de inflación anual.

El déficit fiscal proyectado para 2020 supera el 12% del PIB.

"Hoy tenemos la recesión económica más profunda de la historia, incremento de la pobreza, desigualdad y el aumento exponencial del endeudamiento interno y externo", añadió el mandatario.

Aunque reconoció que la pandemia del coronavirus es uno de los principales causantes de la crisis, Arce también culpó a su antecesora derechista Áñez, quien gobernó el país durante un año entre la renuncia de Morales y la juramentación del nuevo mandatario el pasado 8 de noviembre.

"Desmontaron el Estado Plurinacional y destrozaron el modelo económico social comunitario productivo, uno de los más exitosos de América, y definido por muchos economistas extranjeros como el modelo económico socialista más exitoso del mundo, denominado 'milagro boliviano", afirmó Arce, quien fue titular de Economía de Morales.

El opositor Branko Marinkovic, quien fue ministro de Economía de Áñez, desestimó estas críticas: "El presidente Arce dice que encontró un Estado quebrado. ¡La verdad, encontró lo que él había dejado!".

La oposición a Arce afirma que el deterioro económico no comenzó con la pandemia, sino en 2014, cuando él era ministro, con un déficit fiscal de 3,4% que fue creciendo anualmente hasta 8,32% en 2018.

- Las cifras de la crisis -

Con 11 millones de habitantes, Bolivia registra 145.000 casos de coronavirus y 9.000 muertos. Una larga cuarentena semiparalizó las actividades productivas.

El Ministerio de Economía y el Banco Central consensuaron el lunes un Programa Financiero y ajustaron las previsiones macroeconómicas para 2020 a una contracción del PIB de 8,4%, un déficit de las finanzas públicas de 12,3% del PIB y una inflación de 1,1%.

- Problemática ambiental -

Durante las presidencias de Evo Morales (2006-2019), Bolivia incrementó su Producto Interno Bruto de 9.500 millones de dólares anuales a 40.800 millones y redujo la pobreza del 60% a 37%, según datos oficiales.

La bonanza de precios de las materias primas, principalmente del gas, permitió al mandatario indígena emprender un vasto programa de obras públicas y otorgar bonos a familias pobres.

Pero Morales recibió críticas de ambientalistas por su política de favorecer la expansión de la frontera agrícola, una estrategia que multiplicó los incendios forestales en Bolivia.

La ONG Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN) estimó que los incendios destruyeron este año (hasta septiembre) 2,3 millones de hectáreas de bosques y pastizales. En 2019 se registraron en toda la Amazonía boliviana enormes incendios que arrasaron 6,4 millones de hectáreas, según la FAN.

- "Medidas extraordinarias" -

"La crisis de Bolivia necesita de medidas extraordinarias, porque estamos en una situación extrema", afirma el economista Gary Rodríguez a la AFP.

Recomienda en lo inmediato que el gobierno se reúna con los empresarios para potenciar la economía, pero advierte que un anunciado impuesto a la riqueza puede ser contraproducente para impulsar la inversión privada.

"El anuncio de que habrá un impuesto a la fortuna no es lo más afortunado para un gobierno que empieza, es una señal que preocupa a inversionistas locales y extranjeros", indicó.




Te puede interesar