Los globos son como la felicidad

Un maestro llevó globos a su escuela y le regaló uno a cada alumno

Anterior Siguiente

abc

Esta es la historia de un maestro que llevó globos a su escuela y le regaló uno a cada estudiante.

Después pidió que escriban sus nombres cada uno en su globo, los dejaran en el piso y abandonaran el aula.

Una vez afuera, les dijo:

"Tienen 5 minutos para que cada uno encuentre el globo que lleva su nombre".

Los alumnos entraron y buscaron, pero se acabaron los 5 minutos y nadie había podido encontrar el suyo.

El maestro les dijo ahora:

"Tomen cualquier globo y entréguenselo al dueño del nombre que lleva anotado".

En apenas un par de minutos todos los alumnos ya tenían el suyo en la mano.

Finalmente, dijo el maestro:

"Chicos, los globos son como la felicidad. Nadie la va a encontrar buscando la suya solamente. En cambio, si cada uno se preocupa por la del otro, encuentra rápido la que le pertenece".

Esta moraleja se aplica igualmente a todos los campos de la vida, por ejemplo en los negocios, nadie va a encontrar el éxito rápido buscando su bienestar solamente. En cambio, si cada uno se preocupa por el éxito de su compañero y de su equipo, su negocio alcanzará el éxito antes de lo que se imaginan.

 





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos