Combate Naval de Iquique (1879)

día en PerúCategoría: Efemérides | 21 de mayo

Anterior Siguiente

Un día como hoy, en el año de 1879, ocurrió el famoso Combate Naval de Iquique, que fue una de los primeras contiendas militares entre fuerzas peruanas y chilenas en la histórica Guerra del Pacífico..

Combate de Iquique


Como antecedente a este pimer combate que sostuvieron las armadas peruana y chilena en Iquique, el día 17 de mayo la flota peruana fue rumbo a Arica, donde desembarcó el presidente Mariano Ignacio Prado, para dirigir la guerra desde ese puerto sureño. Casi de inmediato fueron despachados a Iquique el monitor Huáscar y la fragata Independencia, con instrucciones de levantar el bloqueo de ese puerto, sostenido por la corbeta chilena Esmeralda, la cañonera Covadonga, y el transporte Lamar.

El 21 de mayo de 1879, el monitor Huáscar al mando del capitán de navío Miguel Grau, y la Independencia al mando del capitán de navío Juan Guillermo More, ingresaron a la bahía de Iquique y se enfrentaron a los ya mencionados buques enemigos. El transporte Lamar izó bandera norteamericana y puso rumbo al sur, en lo que fue imitado por la cañonera Covadonga que fue perseguida por la Independencia. Mientras tanto, el Huáscar en Iquique cañoneaba a la Esmeralda, buque que maniobró para colocarse delante de la población. Ante esto, el comandante Grau decidió utilizar el espolón, logrando finalmente hundir a la nave enemiga, cuyos sobrevivientes fueron rescatados por los marinos peruanos. En este combate murió el teniente primero Jorge Velarde, primer héroe naval peruano de la contienda.

Mientras tanto, la Independencia había encallado en Punta Gruesa, al Sur de Iquique y tan pronto se percató de esto, el comandante de la Covadonga Guillermo Condell volvió sobre sus aguas. Contrariamente a lo que había sucedido en la rada de Iquique con los náufragos de la Esmeralda, ordenó disparar contra los sobrevivientes peruanos. Cuando la Covadonga vio acercarse al Huáscar huyó del lugar y el monitor procedió a recoger a los sobrevivientes.

Posteriormente Grau, en un gesto de caballerosidad que lo enaltece, escribió a Carmela Carvajal - viuda de Arturo Prat Chacón, comandante de la Esmeralda, muerto en la cubierta del Huáscar - una carta en la que elogiaba la actuación de su esposo y le enviaba algunas de sus prendas personales, entre ellas, su espada.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos