El Anís

El Anís, además de ser un agradable aromatizante en repostería, tiene propiedades digestivas, antiespasmódicas, carminativas y galactógenas.


Lectura .
Anterior Siguiente

abc


La infusión de anís a razón de una cucharita de semillas por taza, está indicada contra la aerofagia, malas digestiones, espasmos nerviosos, asmas, bronquitis, menstruaciones difíciles y dolorosas.

Descripción:

Planta de la familia de las umbelíferas, de flores blancas y semillas aromáticas y de sabor muy agradable, tallo de color rojo, estirado y ramificado en lo alto, con hojas inferiores redondeadas. Pueden crecer hasta tres palmos de altura.

Recolección:

Se recolecta cuando los granos han llegan a la madurez total. Es conveniente conservarlos en envases herméticamente cerrados, para protegerlos de la humedad y para evitar también la volatilización de sus principios aromáticos.

Propiedades:

Actúa como expectorante, aperitiva, tónica, sedante, galactógena, carminativa y estomacal.

Indicaciones:

Para catarros agudo y crónico del estómago e intestino (gastritis). Para la escasez de leche en la madre que cría, inapetencia, y calambres nerviosos en el estómago. Facilita la expulsión de los gases intestinales. Muy útil para el asma y también para la bronquitis.

Contraindicaciones:

No se debe abusar en las tomas de las infusiones (máximo 4 tacitas al día).

Usos:

Infusión de semillas, sólo media cucharadita de té por taza.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos