Consejos para preparar una buena mesa de Nochebuena

La llegada de la Navidad es motivo en muchos casos de reuniones y encuentros entre familiares y amigos en torno a una mesa, quienes departen de la cena o comida de Navidad.



 

De acuerdo al número de invitados y el tamaño de la casa, la mesa no puede ir donde quiera sino donde pueda. Una vez localizado el sitio, se debe contar con la ubicación de las correspondientes sillas, dejando siempre un sitio adecuado para el tránsito. Es importante que la mesa quede fija y que no baile o cojee porque esto resulta incómodo y a la vez peligroso.

Al tener le mesa en su espacio, es momento de ''vestirla'' con el mantel y sus complementos.

El mantel debe ser en lo posible, de una sola pieza para evitar tonos distintos, ''empalmes'' de varios manteles, arrugas que desestabilizan platos, vasos y otros elementos. El hecho de unirlos, da lugar a la pérdida de uniformidad en la mesa, al verse los bordes de los distintos manteles que se han unido o solapado.

El mantel debe colgar por los lados de la mesa, sobre un tercio de la altura que hay entre la mesa y el suelo. En la medida de lo posible, se debe evitar los manteles hechos con tejidos sintéticos y usar en su lugar manteles de hilo o algodón o cualquier otro tejido natural.

La servilleta debe hacer juego con el mantel y del mismo tejido y estar dobladas de forma clásica: rectangular o triangularmente. Deben ser colocadas a la derecha del plato o también, se pueden colocar sobre el plato.

De acuerdo al tamaño de la mesa o de la cantidad de comensales, se puede calcular el espacio que queda disponible para la decoración. Uno o varios centros de mesa o adornos, que a su vez, no deben establecer barreras entre los comensales ni entorpecer el uso de los distintos elementos de la mesa.