El Poder del Internet

La posibilidad de participar en un espacio donde todos los participantes son igualmente importantes permiten verificar una nueva prueba del poder que tiene la Internet para mejorar esquemas tradicionales.


Lectura .
Anterior Siguiente

compras

Las cosas nuevas siempre tienen dos grupos de "fanáticos", los que dicen que eso no va a funcionar y los que están convencidos que después de eso no hay nada más. En el camino, fanáticos de uno otro lado terminan encontrando un punto medio, punto medio que por lo general no está en una línea recta entre las dos posiciones sino que ambas han debido modificar inclusive parámetros de referencia.

La Internet, o algunas de sus herramientas como el correo electrónico, existe hace mas de 30 años, y la Web, su porción gráfica como la conocemos ahora, tan solo tiene 15 años. Sin embargo podríamos decir, sin temor a equivocarnos que los últimos 18 meses de aplicación de las tecnologías en la Web, y en especial con los conceptos de la Web 2.0 donde, como lo dijo TIME hace un año: "USTED es el personaje del Año", han dado un vuelco inmenso a lo que se puede hacer hoy con la red.

Hemos dado un ciclo completo. Iniciamos con no estar en la Web porque para que, si nadie está ahí, luego pasamos al otro lado del espectro, de quien no esté en la red, no existe, como herramienta de motivación para involucrar a otros. Hoy todos conocen a alguien que está, y es como si estuviera.

En Colombia, mediante el uso de una herramienta de convocatoria a una reunión en Facebook (uno de los sistemas de redes sociales de mayor crecimiento) unos estudiantes decidieron hacer público su sentir acerca de los hechos sociales en el país, y convocaron una marcha de protesta. Superando las expectativas de los más optimistas, es una realidad que el día 4 de febrero, desde todos los rincones del mundo, habrá colombianos o foráneos, de acuerdo con el mensaje de la convocatoria, que saldrán a sentar su voz de protesta.

El resultado es una clara demostración de que la Internet y sus tecnologías ya aplican para literalmente cualquier cosa que queramos hacer. Se cumplen con los requerimientos que ya conocíamos para que una comunidad realmente responda a los llamados y reconozca un líder. Estos requerimientos son en dos sentidos: que el líder no tenga una agenda propia, y que el objetivo para el cual se esté convocando o citando o invitando a participar, presente beneficio para los receptores, es decir, tenga una propuesta de valor intrínseca o extrínseca, pero que la tenga.

Curiosamente este poder de la Internet suscitó muchas cosas dentro de la política tradicional del país, algunos convocando otras marchas, otros queriendo "apropiarse" de la marcha para cambiarle los objetivos, otros queriendo figurar, así sea defendiendo el objetivo primordial de la marcha. No podemos perder de vista que aunque Internet es un medio virtual, al otro lado todavía hay personas de carne y hueso, entre ellos algunos "vivos" que pretenden hacer lo que en la red también se conoce como "piggy backing", es decir, "montarse sobre el lomo del marrano" para aprovechar el viaje.

Las últimas dos semanas no ha faltado noticiero, programa de opinión, y hasta aquellos que pasan más allá de la media noche en televisión que no tengan así sea una sección destinada al tema de la marcha. Además increíblemente aparecen expertos de todo tipo tratando de explicar o fustigar a los organizadores porque el objetivo debió ser tal o cual otro.

Estoy convencido que la convocatoria en el mundo físico, no habría tenido el empuje y la aceptación que tuvo inicialmente en el mundo virtual. Las barreras de acceso a los medios en el mundo físico son inalcanzables para los ciudadanos comunes y corrientes, sin embargo la Internet y sus herramientas permiten que cualquiera con una idea la pueda llevar a cabo. La comunidad se encargará de darle el espaldarazo a la idea, o de simplemente no ponerle cuidado.

La posibilidad de participar, de transmitir, de convocar, de generar opinión, y en especial donde todos los participantes son igualmente importantes, generada por las redes sociales y sus plataformas, permiten validar una nueva forma de hacer las cosas, y una nueva muestra del poder que tiene la Internet para mejorar esquemas tradicionales.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos