La guerra con Chile

Conocida también como la Guerra del Pacífico, fue un conflico armado que se desarrolló en el siglo XIX e incluyó a 3 países de sudamérica.


Lectura .
Anterior Siguiente

combate de iquique


La guerra con Chile se desarrolló por el disputado desierto de Atacama, rico en nitratos. Ni Perú, ni su aliado, Bolivia, en el equilibrio regional de poder contra Chile, habían sido capaces de solidificar sus reclamaciones territoriales en el desierto, lo que dejó a la creciente potencia de Chile hacer valer sus designios sobre la región.

Chile optó por atacar a Bolivia después de que ésta rompiera el Tratado de 1866 entre ambos países al aumentar los impuestos sobre la exportación de nitratos de la región, controlados principalmente por empresas chilenas. En respuesta, Bolivia invocó su alianza secreta con Perú, el Tratado de 1873, para entrar en guerra.

Perú se vio obligado, pues, a entrar en una guerra para la que no estaba preparado, sobre todo porque el gobierno antimilitar de Pardo había recortado drásticamente el presupuesto de defensa. 

Con la perspectiva del resultado con el enemigo más poderoso y mejor organizado que el Perú en el sur, era totalmente predecible. Esto fue especialmente cierto después de la derrota inicial de Perú en la batalla naval de la bahía de Iquique, donde perdió uno de sus dos buques de guerra acorazados. Cinco meses después, perdió el otro, lo que permitió a Chile obtener el control total de las rutas marítimas y, por tanto, dictar prácticamente el ritmo de la guerra. Aunque los peruanos lucharon tenazmente contra las superiores fuerzas expedicionarias chilenas a partir de entonces, recurriendo a la guerrilla en la Sierra tras la caída de Lima en 1881, finalmente se vieron obligados a concluir un acuerdo de paz en 1883. El Tratado de Ancón cedía a Chile a perpetuidad la provincia de Tarapacá, rica en nitratos, y establecía que las provincias de Tacna y Arica permanecerían en posesión chilena durante diez años, cuando se celebraría un plebiscito para decidir su destino final.

Tras repetidos retrasos, ambos países acordaron finalmente en 1929, tras la mediación externa de Estados Unidos, una solución de compromiso para la disputa por la que Tacna sería devuelta a Perú y Chile conservaría Arica. Para Perú, la derrota y el desmembramiento por parte de Chile en la guerra supusieron el final desastroso de una época que había comenzado de forma tan auspiciosa a principios de la década de 1840 con la promesa inicial de un desarrollo dirigido por los guanistas.

Fuente:[Rex A. Hudson, ed. Peru: A Country Study. Washington: GPO for the Library of Congress, 1992]




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos