Uso de la expresión valga la redundancia

“Valga la redundancia” es una frase muy extendida en el lenguaje hablado, sin embargo, su uso puede considerarse un vicio del lenguaje, si se emplea injustificadamente.



 

“Valga la redundancia” es una expresión muy extendida en el lenguaje hablado. La redundancia es la repetición o utilización excesiva de una palabra o de un concepto o el uso de palabras muy similares o derivadas de manera cercana.

Esta frase es usada para excusarse por haber caído en este desliz durante la comunicación oral. Como podemos notar en este caso:

  • "Turistas noruegos visitaron los principales museos de Lima. Los visitantes, valga la redundancia, quedaron impresionados con los pasajes subterráneos del Museo Convento de San Francisco".

Al ser el lenguaje oral de carácter inmediato, puede ocurrir que el hablante no encuentre un sinónimo a tiempo, entonces es válido utilizar esta frase para paliar dicho error.

El uso de esta expresión no es incorrecto per se, excepto en el caso que se abuse de él. También debe evitarse su uso intencionadamente, es decir, anticiparse, empleándolo por comodidad, en lugar de buscar un equivalente o sinónimo. Ejemplo de este mal uso lo podemos observar, a continuación:

La editorial publicó las obras póstumas del autor, valga la redundancia, tras la muerte de éste en diciembre del año pasado.