El Verbo Pronominal

Es aquel verbo que se conjuga con un pronombre átono en todas sus formas (me, te, se, os, nos, entre otros), concordando en género y número con el sujeto.



 
Este tipo de verbos carece de función sintáctica, siendo en realidad un morfema. 
 
  • Un tipo especial de construcción pronominal es la llamada voz media.
 
Ejemplo:
 
El nadador se ha ahogado.
El puente se ha hundido
 
  • Esta construcción no debe confundirse con la de sentido reflexivo, ni con la construcción pasiva con se o pasiva refleja.
 
Ejemplo: 
 
Se vendieron las tierras = las tierras fueron vendidas.
 
  • Tampoco no se debe confundir  la impersonal con se.
 
Ejemplo:
 
Se vive bien aquí. 
 
  • Con la voz media se afirma que al sujeto le ocurre la acción del verbo, no que se la hace él, y no se indica quién la ejecuta. 
 
Ejemplo:
 
Malear ("hacer malo o pervertir a alguien"); malearse ("hacerse malo").
 
Los verbos pronominales se dividen en: Reflexivos, recíprocos y seudorreflejos.
 
Ejemplos:
 
Te vas de viaje (Vas de viaje).
Se murió tranquilamente (Murió tranquilamente).
Nos salimos del teatro (Salimos del teatro).
No os anduvisteis con tiento (No anduvisteis con tiento).
Se vinieron con nosotros (Vinieron con nosotros).