Daniel Alcides Carrión

Daniel Alcides Carrión, es considerado como el mártir de la medicina peruana, pues él mismo decidió autoinocularse para conocer la gravedad del "mal de la verruga".



 

Carrión nació en la ciudad de Cerro de Pasco el 13 de agosto de 1857. Fue hijo del médico Baltasar Carrión, de nacionalidad ecuatoriana, y Dolores García Navarro. A la edad de ocho años, quedó huérfano de padre, lo que motivo un cambio de residencia de Cerro de Pasco a Tarma, donde vivió en compañía de la familia de su madre.

A los 14 años, tomó destino a Lima, donde en el Colegio Guadalupe obtuvo excelentes calificaciones. Fue un alumno aplicado en materia de ciencias y ello lo motivó a postular a la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en 1878, al que ingresó y estudió con éxito notable.

Mientras cursaba sus estudios de Medicina Humana, Carrión sitió mucha inquietud por saber las características de dos enfermedades que en la época, cobraba muchas vidas en la sierra peruana: la ''Fiebre de la Oroya'' (fiebre y anemia progresiva) y la ''Verruga peruana'' (aparición de nódulos cutáneos). Se consideraba que ambos males tenían diferente etiología y Carrión quería averiguar si ese concepto era correcto.

Tras la compilación de trabajos alusivos y la documentación de sus observaciones en historias clínicas, Carrión pasó a la comprobación en su propio organismo, en forma consciente y voluntaria, Se inoculó sangre macerada de una tumoración verrucosa de la paciente Carmen Paredes, quien yacía internada en la Sala de las Mercedes del Hospital Dos de Mayo en Lima. Fue así que el doctor Evaristo Chávez, procedió con el pedido de Carrión el 27 de agosto de 1885.

Pasados 21 días, Carrión comenzó a sentir los síntomas de la fiebre de la Oroya, que se fe agudizando con el paso de los días. En su historia clínica, escribía que la fiebre y la anemia lo agobiaban hasta un punto en que no pudo continuar con sus escritos dada la condición en que se encontraba.

Ya en agonía, Carrión fue trasladado a la Clínica Francesa (Maisón de Santé), donde perdió la vida el 05 de octubre de 1885, cuarenta días después de la inoculación. Como manera de homenaje a su labor y lucha por la salud, muchas instituciones académicas y de salud llevan su nombre y cada 05 de octubre, se recuerda su legado en el Hospital Nacional Dos de Mayo y la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.





manuel de Perú, el 04/10/2013 - 09:06 PM

Daniel A. C. es un ejemplo de abnegación y valor al dar su vida para SALVAR la de los demás.


Otros temas de Biografías de peruanos ilustres »