Mascarilla humectante de yema de huevo y aceite de oliva

Los tratamientos de belleza caseros son económicos y nunca fallan. Acá te dejamos otra forma de cuidar y nutrir la piel de tu rostro.

Anterior Siguiente
huevos


El estrés al que nos enfrentamos día a día por los quehaceres del hogar y las presiones del  trabajo nos pasa la factura tarde o temprano y de repente empezamos a notar nuestro rostro  cansado y la piel apagada. Tendríamos la necesidad de un tratamiento de spa para hidratar y  nutrir nuestro rostro pero no tenemos tiempo.

La buena noticia es que puedes en casa, en unos pocos minutos y con poco presupuesto  mejorar tu piel.

Para esto necesitas la yema de un huevo y una cucharada de aceite de oliva.




Recuerda que la yema de huevo contiene ácido fólico, varias vitaminas del grupo B, además vitamina A, vitamina E y vitamina D. También contiene minerales y lípidos que favorecen el paso de estos nutrientes a través de nuestra piel.

El aceite de oliva por su parte, contiene ácidos grasos omega, que son poderosos antioxidantes y que potenciarán el efecto de los nutrientes que aporta la yema del huevo.

Para preparar la mascarilla simplemente, separa la yema del huevo en un recipiente, luego agrega la cucharada de aceite de oliva y mueve hasta conseguir una mezcla homogénea.

Antes de aplicar la mascarilla recuerda lavar tu cara con un jabón exfoliante suave, luego aplica la mascarilla en todo tu rostro y reposa durante 15 a 20 minutos. Retira luego la mascarilla con agua tibia.

Los resultados son inmediatos notarás tu piel más suave y luminosa.

Atrévete a probarla.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos