Desde Nueva York (AFP)

Una nueva megafusión conmociona el mercado de la televisión en EEUU

El anuncio el domingo del nacimiento de un nuevo gigante surgido de la fusión del operador en telecomunicaciones AT&T y el operador vía satélite DirecTV, conmovió el mercado de la televisión en Estados Unidos.

EEUU, televisión, empresas, fusiones, telecomunicaciones
Una tienda del operador de telefonía AT&T en un centro comercial de Bloomington (Minnesota, EEUU), en una imagen del 1 de febrero de 2009 - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

El anuncio el domingo del nacimiento de un nuevo gigante surgido de la fusión del operador en telecomunicaciones AT&T y el operador vía satélite DirecTV, conmovió el mercado de la televisión en Estados Unidos.

La transacción, en especies y en acciones, convalidada el mismo día por los consejos de administración de ambas empresas, prevé que AT&T compre DirecTV por 95 dólares por título, un total de 48.500 millones de dólares que se eleva a 67.100 millones, tomando en cuenta la deuda del operador de cable, indica un comunicado conjunto.

Esta fusión tiene lugar tres meses después del anuncio de otra entre el número uno, Comcast, y el número dos, Time Warner Cable, del mercado de los operadores de televisión de pago en Estados Unidos. Comcast prevé pagar unos 45.200 millones de dólares por la adquisición de Time Warner, que llegarían a 66.900 millones contando la deuda del segundo.

AT&T ya es hoy, junto a Verizon, uno de los pesos pesados de la telefonía móvil y fija en Estados Unidos. Dispone también de una oferta en televisión, pero su fusión con DirecTV le dará una dimensión verdaderamente nacional.

"Es una oportunidad única, que va a redefinir el sector del entretenimiento y crear una empresa capaz de proponer nuevas ofertas combinadas y aportar contenido a los usuarios de múltiples pantallas", dijo el director ejecutivo de AT&T Randall Stephenson, citado en el comunicado.

AT&T espera un efecto positivo sobre su beneficio por acción ya en el primer año que siga al cierre de la operación, previsto de aquí a 12 meses, y estima las sinergias en unos 1.600 millones de dólares a los tres años.

- ¿Y los consumidores? -



Varias asociaciones de consumidores manifestaron su preocupación por esta nueva fusión y reclamaron el domingo a los reguladores estadounidenses que la examinen con lupa. Las dos grandes uniones anunciadas en las últimas semanas "podrían ser el comienzo de una ola que debería colocar a los reguladores en un estado de alerta máximo", advirtió Delara Derakhshani, abogada de la asociación Consumers Union, al denunciar que "algunos de los mayores actores del sector aspiran a ser aún más grandes" en un mercado en el que "los consumidores ya deben lidiar con un mal servicio y aumentos continuos de los precios".

"Dos empresas gigantes no competirán entre ellas, se pondrán de acuerdo para operar en un sector en el que los precios a los consumidores aumentan cuatro veces más rápido que la inflación", subraya a su vez el sitio de análisis 247wallst.com, para el cual "no hay posibilidad alguna de que los reguladores rechacen estas fusiones".

En 2011, las autoridades habían vetado la compra por AT&T de su más pequeño competidor en el sector de telefonía móvil, T-Mobile USA (filial de la alemana Deutsche Telekom).

Esta vez, para tranquilizar a los reguladores estadounidenses, AT&T anunció que aprovechará la fusión para ampliar el acceso a internet de alta velocidad a unos 15 millones de usuarios, situados "fundamentalmente en las zonas rurales", que hoy no acceden a ella y, para hacer lo propio con los reguladores latinoamericanos, dijo que cederá su participación en la mexicana América Móvil, del magnate Carlos Slim.

Comcast y Time Warner también tomaron precauciones e informaron de que cederán 3,9 millones de clientes a un operador más pequeño, Charter Communications.

#Eeuu #Televisión #Empresas #Fusiones #Telecomunicaciones


Te puede interesar



Quantcast