Desde Mountain View (Estados Unidos) (AFP)

Tras el fuego, la nueva Paradise debe inspirarse en las villas de los Pirineos

Tras ser borrada prácticamente del mapa por un tsunami de fuego, Paradise quiere pensar en su reconstrucción.

incendie, environnement, climat, secours, urbanisme
A new approach to housing is needed, say experts, after the town of Paradise was engulfed in the Camp Fire - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Tras ser borrada prácticamente del mapa por un tsunami de fuego, Paradise quiere pensar en su reconstrucción.

Pero expertos advierten que con estos megaincendios forestales convertidos en algo normal en California, debido al cambio climático, los estándares de construcción en el oeste de Estados Unidos necesitan cambiar y alinearse más a los de los pueblos de Europa ubicados en áreas boscosas.

"Debemos pensar si hay una forma de diseñar un nuevo Paradise que luzca más como una villa europea o un pueblo para esquiar, sin casas en el bosque", estimó Bill Stewart, co-director del centro de silvicultura de la Universidad de California en Berkeley.

Stewart sugiere buscar la inspiración en las poblaciones en las montañas de los Pirineos, que se extienden entre Francia y España, como modelo para el futuro de California.

noticia
More than 12,000 homes were destroyed by fire in Paradise (AFP/AFP/Archivos)

"Sería mucho más seguro si no tuviéramos gente viviendo básicamente en el combustible" de los incendios, dijo a la AFP.

El incendio "Camp" -registrado en la falda de la Sierra Nevada- ha cobrado la vida de al menos 81 personas, mientras que cientos continúan reportados como desaparecidos.

El fuego arrasó además con 12.600 hogares.

Para Stewart, el cambio climático, la mala gestión de los bosques por parte del gobierno de Estados Unidos y el fuerte aumento de viviendas en zonas boscosas hacen que estos megaincendios no solo sean más probables, sino también más letales.

- La nueva "anormalidad" -

Países europeos como Francia, Portugal y España pierden una buena porción de sus bosques cada año con los incendios, pero raramente sufren los niveles de muerte y destrucción que California y sus vecinos vienen registrando.

Y es porque "la gente no vive en los bosques", insistió Stewart.

Desde los ricos enclaves del sur de California hasta el gigantesco Parque nacional Yosemite, California ha sido testigo este año de cuatro megaincendios sin precedentes, que quemaron más de 40.500 hectáreas.

Entre ellos está "Camp", que arrasó un área mayor a la ciudad de Chicago.

Los incendios "crecen a un ritmo muy superior a las proyecciones de los investigadores más pesimistas hace una década", subrayó Stewart. "Hay cosas que se pueden hacer, pero aún haciéndolas tendríamos cuatro megaincendios al año en vez de ocho".

El gobernador de California, Jerry Brown, fue más directo: "esto no es la nueva normalidad, es la nueva anormalidad", dijo a la prensa cuando "Camp" estaba en su apogeo.

"Y esta nueva anormalidad continuará ciertamente los próximos 10 a 15, a 20 años. Desafortunadamente, los mejores científicos nos dicen que la sequía, el calor, todas esas cosas, se van a intensificar, es parte de nuestro futuro", precisó.

- Clima mediterráneo -

Matt Días, funcionario ejecutivo de la Junta de Silvicultura y Protección de Incendios de California, dijo que el estado asignó cerca de 1.000 millones de dólares para los próximos cinco años en la prevención de incendios.

Gran parte del dinero se destinará a actividades de educación y prevención, como la limpieza de maleza y otros tipos de vegetación.

"Los patrones que estamos experimentando indican que es probable que estos megaincendios sigan ocurriendo, pero hay formas de hacerlos retroceder", dijo.

"La supresión [de vegetación] juega un papel clave en el programa de prevención de incendios", explicó.

Pero expertos piden más restricciones para construir en los bosques como una manera de eliminar el peligro antes de que el fuego comience.

Un estudio reciente reveló que un tercio de todos los hogares en Estados Unidos están ubicados en lo que sus autores definen como una interfaz urbano-forestal, donde las casas y la vegetación forestal se entremezclan.

"Nosotros que vivimos en California necesitamos entender que vivimos en un clima mediterráneo", indicó Días.

"El fuego es una parte natural de nuestras tierras forestales. A medida que avanzamos en el tiempo, parece que los problemas asociados con el cambio climático persistirán, por lo que es probable que estos grandes incendios continúen".





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos