Desde París (AFP)

Primeras multas a comercios climatizados en París que dejen puerta abierta

París empezó a multar a los comercios que no respeten la nueva obligación de mantener puertas y terrazas cerradas con el sistema de climatización encendido, informó el ayuntamiento de la capital francesa, confirmando una información del diario Le Parisien.

Francia, clima, climatización, energía, ahorro
Un peatón pasa frente a una tienda que anuncia rebajas en París, el 24 de junio de 2022. - AFP/AFP
Anterior Siguiente

París empezó a multar a los comercios que no respeten la nueva obligación de mantener puertas y terrazas cerradas con el sistema de climatización encendido, informó el ayuntamiento de la capital francesa, confirmando una información del diario Le Parisien.

Desde el lunes 25 de julio, una ordenanza municipal prevé sanciones de hasta 150 euros para los comercios que dejen la puerta abierta mientras mantienen la calefacción o el aire acondicionado en marcha. Se trata de una "medida de lucha contra el derroche energético", según la administración.

Las amonestaciones comenzaron el miércoles en la céntrica y comercial calle Rivoli, en el centro de la ciudad.

Pero "el dispositivo al completo está funcionando en todos los distritos parisinos", precisó el ayuntamiento, y agregó que las dos semanas previas se realizaron tareas de sensibilización e información sobre la futura norma.

El ayuntamiento no indicó cuántos establecimientos fueron sancionados, pero dijo a la AFP que las multas se estaban poniendo teniendo en cuenta la situación de cada comercio, "caso por caso".

Algunos comerciantes se quejaron de la falta de información previa al inicio de las sanciones. "No estaba al corriente, el ayuntamiento nos debería haber enviado una carta para avisarnos", se quejaba un joyero cerca de la estación de Saint Lazare.

La ordenanza no se aplica "a los restaurantes o puestos de bebidas con terraza exterior regularmente autorizada".

París no es la primera ciudad francesa en implantar esta medida. Otras como Bourg-en-Bresse, Lyon y Besançon (centro-este) ya tienen normativas similares.

A finales de julio, la ministra para la Transición Ecológica, Agnès Pannier-Runacher, anunció su intención de generalizar a todo el territorio esta obligación, pero aún no se ha publicado ningún decreto para hacerla efectiva.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos