Desde Ghor al-Haditha (Jordanie) (AFP)

La sequía amenaza los cultivos y el acceso al agua potable en Jordania

Abrumado, Ahmad Daoud inspecciona la plantas de tomates de su campo, marchitas por la extrema sequía que azota este año a Jordania, uno de los países del mundo con mayor escasez de agua.

Jordania, sequía, agricultura, agua
El agricultor Ahmad Daoud, de 25 años, muestra unas plantas de tomates de su campo en Ghor al-Haditha, Jordania, el 20 de abril de 2021 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Abrumado, Ahmad Daoud inspecciona la plantas de tomates de su campo, marchitas por la extrema sequía que azota este año a Jordania, uno de los países del mundo con mayor escasez de agua.

El agricultor camina sobre una tierra agrietada y con manchas blanquecinas por la sal que sube a la superficie. Recorre con la mirada los tomates, del tamaño de canicas y secos sin haber siquiera madurado.

"Mire cómo la tierra tiene sed. Todo lo que planté en mis 50 dunums (cinco hectáreas) está muerto. Si hubiera habido agua, este tomate sería del tamaño de mi puño", suelta este aparcero paquistaní de 25 años.

Él nació en Jordania, de padres que llegaron al país en 1976, como unos 3.200 paquistaníes que emigraron al reino a partir de los años 1960. Ahmad arrienda el campo a propietarios jordanos en Ghor al Haditha, al sur del mar Muerto.

noticia
Según los expertos Jordania experimenta una de las peores sequías de su historia y lo peor aún está por llegar (AFP/AFP)

En esta región situada a 80 km al sur de Amman, la tierra es rica y hay muchas granjas de hortalizas. Pero este es un año de penas.

"Solemos sufrir penuria de agua, pero este año es mucho peor. Cuando llega el flujo es demasiado bajo para regar nuestros cultivos o llenar los depósitos", se queja Daoud.

- Caída de las precipitaciones -

La temporada de las lluvias, que va desde octubre hasta finales de abril, ha sido muy escasa. Las precipitaciones ascendieron a 4.500 millones de m3, afirma a la AFP Omar Salameh, director de comunicación del ministerio de Agua y Riego, es decir solo el 60% del volumen habitual.

"La situación es crítica", resume.

Según los expertos Jordania experimenta una de las peores sequías de su historia y lo peor aún está por llegar. Las precipitaciones podrían caer casi un tercio de aquí a 2100, mientras que la temperatura promedio podría aumentar unos 4,5 grados.

En una granja cercana a la de Daoud, Ibrahim Dgheimat está desesperado.

"Normalmente en mis 90 dunums cultivo pimientos, tomates, berenjenas, calabacines y repollos. Pero este año, dos tercios de mi cosecha han quedado destruidos por falta de agua", asegura este agricultor de 43 años.

"Mis pérdidas ascienden a más de 30.000 dinares (unos 35.800 euros, 43.000 dólares). No tengo con que pagar a estas obreras", añade, mirando a ocho mujeres que recogen judías verdes.

Además los precios han caído debido a la pandemia. Las exportaciones de frutas y verduras cayeron un 20% en 2020 con el cierre de las fronteras porque los hoteles y restaurantes trabajan mucho menos.

"Son cinco meses de esfuerzos que se esfumarán, me dispongo a quemar la cosecha para preparar la del año que viene", lamenta Daoud.

- Falta de agua potable -

Más allá del riego de cultivos, la sequía podría reducir el acceso de los jordanos al agua potable.

"La proporción anual de agua por habitante ha caído de 3.400 m3 en 1946 a menos de 100 m3 hoy, debido a la reducción de las precipitaciones, el calentamiento global, el crecimiento demográfico y la afluencia sucesiva de refugiados", dijo Salameh, lo que convierte a Jordania en uno de los países más pobres del mundo en agua.

Jordania necesita alrededor de 1.300 millones de m3 de agua (potable o no) al año, pero las cantidades disponibles oscilan entre 850 y 900 millones de m3.

Este año, las reservas de las tres presas de agua potable han alcanzado un nivel crítico de 41 millones de m3, es decir un tercio de su capacidad normal.

Además, el consumo de agua potable en los hogares ha aumentado un 10% desde la pandemia ya que muchos trabajan desde casa y los niños no van al colegio.

Por eso Salameh pide a los habitantes que "racionen el consumo".

En virtud del acuerdo de paz de 1994, Israel proporciona al reino 55 millones de metros cúbicos de agua gratis cada año, según Amman.

Este año, Jordania pidió a su vecino que le proporcione ocho millones de m3 más pero solo aceptó venderle tres millones más.

Para compensar el déficit, Jordania tendrá que bombear de las capas freáticas, dice Salameh. Y sobre todo intentar impedir el sabotaje de las canalizaciones, una práctica común para obtener agua de forma gratuita.




Te puede interesar


Este sitio usa imágenes de Depositphotos