Desde Johannesburgo (AFP)

La pandemia golpea en Sudáfrica los sectores del comercio y la distribución

La pandemia del coronavirus golpea duramente en Sudáfrica los sectores de la distribución y el comercio minorista, víctimas del confinamiento, de la debacle económica y del persistente miedo de los consumidores.

Sudáfrica, distribución, economía, epidemia, virus, salud
Dos clientes en una tienda de bebidas alcohólicas en Hillbrow, Johannesburgo, Sudáfrica, el 18 de agosto de 2020 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

La pandemia del coronavirus golpea duramente en Sudáfrica los sectores de la distribución y el comercio minorista, víctimas del confinamiento, de la debacle económica y del persistente miedo de los consumidores.

Prueba de ello es el grupo Massmart, propiedad del gigante norteamericano Walmart, que confirmó este semana el "significativo impacto" de la crisis sanitaria en su volumen de negocios semestral, que caerá en torno al 42%.

Según las previsiones, los próximos meses se anuncian difíciles para el conjunto del sector, cuya actividad representa 15% del Producto Interior Bruto (PIB) del país.

Desde finales de marzo, el confinamiento impuesto por el gobierno sudafricano para frenar la progresión de la Ccovid-19 dejó paralizados los comercios del país. Solamente la alimentación, las farmacias y, en menor medida, el sector de la ropa, han sido considerados como servicios esenciales.

La mayoría de las tiendas han vuelto a abrir desde entonces sus puertas. El martes pasado se levantaron las últimas restricciones, entre ellas las que afectaban a la ventas de alcohol y tabaco.

La crisis sanitaria ha infligido un duro revés a la economía más industrializada del continente, cuando precisamente entraba en recesión.

- "Los clientes tienen miedo" -

En un contexto de crecimiento estancado, de desempleo endémico y de desvío de las finanzas pública, el nuevo coronavirus llevará a Sudáfrica en 2020 a una inédita recesión, al menos del 7%, según los últimos pronósticos del Banco Central.

La violencia de la pandemia --el país registró más de 600.000 infecciones y 12.500 muertos-- obligó a las autoridades a mantener estrictas medidas sanitarias, que afectan a las finanzas de las empresas.

Tal es el caso de la cadena de supermercados sudafricana Pick n Pay, la segunda del país, que debe financiar un programa de despidos voluntarios para 1.400 de sus 9.000 empleados, además de suministrar a su personal material de protección y ofrecer primas a quienes están en primera línea de riesgo.



Debido a ello, el grupo anticipa una reducción del 50% de sus beneficios en el primer semestre.

En efecto, los gastos vinculados con la protección de los empleados y de los clientes son absolutamente ineludibles.

Según Lulama Qongqo, analista de Mergence Investment, "los clientes tienen miedo" y no irán a tiendas donde no se sientan seguros.

La distribución padece asimismo los efectos del retroceso del consumo causado por el aumento del desempleo.

Desde enero el Banco Central ya ha reducido en 300 puntos de base sus tipos de interés con la esperanza de reactivar la maquinaria económica.

- Ventas en línea -

Muy pocos analistas consideran no obstante que este esfuerzo será suficiente. "El consumo va a seguir cayendo, y sólo los que propongan los mejores precios podrán salvarse", vaticina Casperus Treurnicht, gestor de carteras de Gryphon Asset Managemet.

El declive de las compras en las tiendas se acompaña sin embargo por un aumento de las compras vía internet.

"A largo plazo, el comercio en línea generará beneficios", apunta Lulama Qongqo.

Pero por ahora su volumen es poco significativo, debido a las infraestructuras limitadas, y al precio demasiado elevado de los abonos a internet: representan menos del 2% de las ventas del país, según un estudio reciente. Una cifra insuficiente para sacar a la distribución de la crisis en la que está sumida por la pandemia.

#Sudáfrica #Distribución #Economía #Epidemia #Virus #Salud


Te puede interesar


Quantcast