Desde Nueva York (AFP)

La batalla por la deuda argentina vuelve a los tribunales de Nueva York

La batalla judicial por la deuda argentina vuelve al primer plano en Nueva York con una audiencia sobre el pago de una parte de los bonos reestructurados por el país y el vencimiento del plazo para que nuevos querellantes se sumen al fallo a favor de los fondos especulativos.

EEUU, Argentina, deuda, justicia
Un hombre vende remeras con la imagen del juez Thomas Griesa fuera del estadio Luna Park en Buenos Aires el 12 de agosto de 2014 - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

La batalla judicial por la deuda argentina vuelve al primer plano en Nueva York con una audiencia sobre el pago de una parte de los bonos reestructurados por el país y el vencimiento del plazo para que nuevos querellantes se sumen al fallo a favor de los fondos especulativos.

Tras más de dos meses de relativa calma en la causa, el juez federal estadounidense Thomas Griesa convocó el martes a una audiencia en la que el banco Citibank pedirá se autoricé de forma definitiva los pagos de intereses de bonos en dólares emitidos bajo ley argentina, actualmente en un limbo jurídico.

Hasta el momento, Griesa fue habilitando esos pagos, trimestrales, al tiempo que mantiene bloqueado desde julio pasado en el Bank of New York (BoNY) un depósito de 539 millones de dólares que efectuó Argentina para tenedores de bonos reestructurados en dólares bajo legislación estadounidense y en euros bajo legislación inglesa.

Con esta medida, que llevó al país a un default parcial sobre su deuda, el juez busca que se cumpla su sentencia que obliga a Argentina a pagar 1.330 millones de dólares a fondos especulativos que ganaron un juicio por deuda en default desde 2001.

El gobierno argentino quiere circunscribir el default a los bonos emitidos bajo legislación estadounidense. Por el contrario, los fondos NML Capital y Aurelius instan a Griesa a mantenerlo lo más amplio posible para redoblar la presión.

"Vistos los antecedentes de Griesa, podría fácilmente autorizar el pago de Citibank 'sólo por una vez' por cuarta vez, lo cual claramente no es una solución. Estos retrasos e incertidumbre solo contribuyen a dar más poder extorsivo a los fondos", indicó la embajadora argentina en Washington, Cecilia Nahón, de cara a la audiencia.

Argentina recibió el pasado 13 de febrero una buena noticia desde el Reino Unido, cuando un juez británico dictaminó que una cuenta del BoNY en Londres para pagar deuda argentina está cubierta por la ley inglesa, aunque evitó ordenar que se libere la transferencia para no inmiscuirse en el litigio que lleva adelante Griesa.

Entre los acreedores con bonos bajo legislación inglesa se encuentra el fondo Quantum Partners, del financiero estadounidense George Soros.

- Más problemas para Argentina -

Pero el panorama general de la causa es muy complejo y, al margen de la audiencia por Citibank, habrá un día antes otra cuestión relevante y que amenaza con traer más dolores de cabeza a Argentina.



En efecto, el lunes vence el plazo otorgado por Griesa para que se sumen al expediente los denominados "me too" (yo también), que forman parte del 7% de tenedores de bonos impagos desde 2001 que no entraron en los canjes de 2005 y 2010 que efectuó Argentina con importantes quitas y una aceptación del 93%.

Por propuesta de los propios fondos "buitre", estos querellantes, algunos con y otros sin sentencia en otros tribunales estadounidenses, verían reconocido su derecho al "pari passu", o tratamiento equitativo, para cobrar lo adeudado al mismo tiempo que los tenedores de bonos reestructurados.

El monto exacto que representan todos estos casos no se conoce con precisión, aunque en algunos documentos presentados en la corte se habla de unos 5.000 millones de dólares y otras fuentes sostienen que la cifra final es cercana al doble.

- Apelación del desacato -

El gobierno argentino ha manifestado su predisposición a negociar con los fondos a los que califica de "buitres", por haber comprado deuda en default por mucho menos de su valor para buscar su cobro ante la justicia, y el resto de sus acreedores.

Pero a las declaraciones de Buenos Aires se opone lo dicho el pasado 19 de febrero en Nueva York por el mediador judicial del caso, Daniel Pollack, quien afirmó que no ha habido nuevas discusiones entre las partes por negativa de Argentina.

Buenos Aires había argumentado en su momento que una traba para negociar con los fondos era una cláusula de sus canjes, denominada RUFO y vigente hasta el 31 de diciembre pasado, que le impedía hacer una oferta mejorada a otros acreedores de su deuda so pena de tener que equipararla para quienes reestructuraron sus bonos.

"A pesar de nuestros reiterados intentos de iniciar negociaciones de buena fe, el gobierno argentino parece decidido a permanecer en default y en desacato con una orden de un tribunal federal de Estados Unidos", indicó NML en un comunicado el miércoles pasado aludiendo a la decisión tomada por Griesa el 29 de septiembre en una acalorada audiencia.

Argentina completó el jueves su apelación de esa medida, reivindicando su "inmunidad" como Estado soberano ante los tribunales estadounidenses.

#Eeuu #Argentina #Deuda #Justicia


Te puede interesar



Quantcast