Desde Indianapolis (Estados Unidos) (AFP)

Indianapolis acoge carrera de bólidos autónomos que pueden llegar a 250 km/h

En la emblemática pista de Indianapolis competirán este sábado autos pero ningún piloto. Eso no impedirá que en conducción autónoma los bólidos arañen los 250 km/h en un nuevo hito para los vehículos sin conductor.

auto, technologies, industrie, automobile, USA
Uno de los cohes autónomos que competirá en Indianapolis - AFP/AFP
Anterior Siguiente

En la emblemática pista de Indianapolis competirán este sábado autos pero ningún piloto. Eso no impedirá que en conducción autónoma los bólidos arañen los 250 km/h en un nuevo hito para los vehículos sin conductor.

Nueve monoplazas estarán en la largada del Indy Autonomous Challenge (IAC), una carrera dotada con un millón de dólares y cuyo objetivo es claro: "demostrar que la tecnología autónoma puede funcionar en condiciones extremas", explica Paul Mitchell, de la firma ESN, una de las coorganizadoras del evento.

En principio los autos iban a correr juntos como en las carreras clásicas, pero los organizadores cambiaron de idean debido a que no todos los equipos estaban a punto.

En consecuencia, arrancarán uno tras otro, y ganará el que dos vueltas al circuito con mayor velocidad.

noticia
El PoliMOVE y su programa informático (AFP/AFP)

Todos los equipos, formados por estudiantes de todo el mundo, recibieron el mismo coche, un Dallara IL-15, una especie de pequeño F1, y el mismo equipamiento tecnológico que incluye captores, sensores, cámaras, GPS y radares.

Lo que marcará la diferencia no serán los pilotos, ausentes, sino unas cuarenta mil líneas de códigos compuestas por cada "equipo". Son ellas quienes estarán al mando del motor, los receptores y el potente ordenador colocado en el espacio normalmente destinado al conductor.

El equipo del MIT-PITT-RW, el único compuesto íntegramente por estudiantes, echó mano de su automóvil hace solo seis semanas, dijo Nayana Suvarna, una estudiante de ingeniería de 22 años que aún no tiene carnet de conducir.

"No sabía nada de carreras de autos", dice sonriendo, "pero me hice fanática". El auto MIT-PITT-RW alcanzó 130 km/h en los ensayos pero Nayana cree que este sábado puede superar los 160 km/h.

- "Generación de talentos" -

Otros llegaron más lejos. El Dallara del equipo PoliMOVE, una asociación entre las universidades de Alabama y el Politécnico de Milán, alcanzaron el jueves unos 250 km/h en la recta de boxes, al igual que vehículo de la facultad muniquesa TUM.

Pero en la siguiente curva, el auto de PoliMOVE dio un trompo y terminó en el césped. "Fue un milagro que no hubiera daños", dijo Sergio Matteo Savaresi, profesor del Politécnico.

Sin embargo el problema no lo generó un "bug" sino la tendencia a sobregirar por el patinaje de los neumáticos traseros.

"llevamos el auto al límite", resume satisfecho Savaresi, que supervisa al equipo PoliMOVE. "Un piloto profesional habría hecho exactamente lo mismo", añadió.

El Robocar, fabricado por Roborace, tiene desde 2019, el récord oficial de velocidad para un coche autónomo, con 282 km/h, pero en línea recta en una pista de aterrizaje, no en un circuito.

Se fantasea con la idea del automóvil autónomo desde la década de 1950, pero recién en el último lustro aceleró su impulso.

La mayoría de los grandes fabricantes de automóviles están desarrollando sus propios proyectos y lo hacen mayormente en colaboración con gigantes tecnológicos, como Amazon, Microsoft o Cisco.

Es en ese marco en que se inscribe el IAC, pues los participantes no consideran a la velocidad como un fin en si mismo.

"Si la gente se acostumbra a ver que los coches (autónomos) corren a 300 km/h sin accidentarse, se dirán a si mismos: tal vez a 50 Km/h es seguro", argumenta Savaresi.

Un sondeo publicado el mes pasado por Morning Consult mostró que el 47% de los estadounidenses considera a los vehículos autónomos menos seguros que los conducidos por personas.

El segundo objetivo es permitir la transferencia de tecnología. "Varios equipos ya están planeando publicar su programa, en acceso abierto, después de la carrera", dijo Paul Mitchell.

"Por lo tanto algunos de los algoritmos de inteligencia artificial más avanzados estarán disponibles para que la industria, empresas emergentes o para que aprovechen otras universidades", afirmó.

El proyecto busca "desarrollar una generación de talentos", según Savaresi.

"Quienes participaron en este desafío comenzarán sus propios negocios o trabajarán para otros", estimó de su lado Paul Mitchell, "y las innovaciones de esta competencia perdurarán durante muchos años".





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos